Sobre la amistad (I)

¿Qué es un amigo? ¿Dónde está la línea entre "compañero" o "conocido" y "amigo"?

Uno de los problemas que encuentro más a menudo en nuestra sociedad es el vacío de contenido que han adquirido algunas palabras, y el uso excesivo que se les da. No quiero hablar hoy de "amistad" como una bonita palabra, muy musical y que queda muy bien para las felicitaciones de cumpleaños. Hablo de lo que representa realmente ser o no ser amigo.

Primero partamos de un supuesto: Tener amigos no es bueno. ¿Cómo que no? ¿Estoy loco? Pensadlo así: ¿qué necesita un amigo? Necesita mucho tiempo, necesita muchas atenciones, necesita comprensión, necesita que escuches sus problemas, que le preguntes qué tal está, que le llames o quedes con él frecuentemente, que tengas detalles con él, que viváis cosas juntos, que muchas veces te sacrifiques por su bien... ¡Tener amigos es un maldito rollo! (Obviamente, hablo en plan humorístico, que luego hay gente que se lo lee todo literalmente xD)

Fijaos, un amigo requiere mucho mucho tiempo y esfuerzo. ¿Realmente estarías dispuestos a invertir vuestro tiempo y vuestro esfuerzo en todos aquellos a los que llamáis "amigos"? Por eso es tan difícil encontrar un amigo de verdad, y por eso como mucho se pueden tener cinco, cuatro, tres, dos o un amigo para toda la vida. Cuando hablamos de amistad, no importa cuántos amigos tengas ni cuán grande sea tu pandilla, sino cómo es esa amistad.

Ser amigo es un sentimiento. Un sentimiento que se adquiere, tras las experiencias vividas, o tras una gran sensación de complicidad, vaya, debido a muchos factores y muy diversos, no quiero (ni puedo) enumerar todas las distintas formas en las que "surge" una verdadera amistad. El caso es que ser amigo es un sentimiento. Y ese sentimiento va más allá de la apariencia, más allá de la superficialidad, llega incluso hasta el sacrificio (es una idiotez sacrificar tu bien, tu esfuerzo, por otra persona, ¿verdad que sí?)

Un amigo, dicen, está "en los buenos y malos momentos". Vamos a ver, es la cosa más fácil del mundo ser amigo de todos cuando salimos de fiesta, en plan risas y jolgorio, pero la amistad no se demuestra ahí. ¿No he dicho que ser amigo es sacrificarse? Un amigo aparece cuando la otra persona está realmente hundida, con muchos problemas encima, y te acercas e intentas animarla. No hablo de la empatía que debe tener todo el mundo, estilo "¿qué te pasa? ¡alegra esa cara hombre/mujer!", ni nada así. Hablo de ser capaces de mantener una conversación de horas y horas, y empaparte hasta el cuello de la mierda del otro, sólo para intentar que el otro sea feliz. Y a un amigo no le importa que le salpiquen los problemas de los demás, no le importa que llegue a entristecerse en el proceso ni que descubra verdades hirientes, porque a un amigo le gusta sacrificarse por el otro. Y ese "sacrificio" en realidad no es tal. En realidad sólo lo es visto fríamente, visto egoístamente. En realidad es un sentimiento, algo que te mueve por dentro, una gratitud hacia la otra persona, que te hace capaz de cualquier cosa por devolver esa sensación tan importante que sientes a su lado.

Muchas veces los amigos aparecen de la nada. Otras veces te das cuenta que una persona a la que no le dabas más importancia de la necesaria, en realidad era el mejor amigo que podías encontrar. Otras muchas, caes en que lo que antes llamabas amigos en realidad sólo estaban ahí en los buenos momentos y nunca en los bajones, que no se preocupaban realmente por tí y que con ellos no compartías ese sentimiento (no quiere decir que sean unas malas personas ni que la culpa fuese suya, pero sí que no hubo una relación tan profunda para merecer la palabra de "amistad"). El caso es que, quien tiene un amigo tiene un tesoro. Y ese tesoro se consigue moneda a moneda, con las pequeñas y grandes cosas.

Espero que esto sirva a la reflexión un poquito. ¿Qué podemos hacer para demostrar a las personas que queremos que valoramos su amistad? A lo mejor hasta el día de hoy no hemos apreciado lo suficientemente bien lo que tenemos. A lo mejor podemos esforzarnos un poco más cada día en reforzar las amistades que ya tenemos y ahondar en aquellas que queremos conseguir.

La entrada se llama Sobre la amistad (I), porque espero algún día continuar con ella :D

Comentarios

  1. Para los buenos momentos, como cuando te vas de viaje a Italia, y para los malos, como cuando se te cuela el dado del risk en la alcantarilla,xD.

    ResponderEliminar
  2. EL AMIGO VERDADERO HA DE SER COMO LA SANGRE, QUE ACUDE SIEMPRE A LA HERIDA SIN ESPERAR QUE LA LLAMEN.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario