Vigila tus pensamientos

Hay una cita anónima muy interesante que narra de forma gráfica el tema que trataré hoy:

Vigila tus pensamientos, se convierten en tus palabras.
Vigila tus palabras, se convierten en tus acciones.
Vigila tus acciones, se convierten en tus hábitos.
Vigila tus hábitos, se convierten en tu carácter.
Vigila tu carácter, se convierte en tu Destino.

La fuente de todo lo que te pase está en tus pensamientos.
Esto que acabo de decir puede resultar chocante para algunos. Pensaréis que nuestros pensamientos no tienen suficiente poder como para cambiar nuestra vida, que lo que ocurre ocurre y ya está. Para otros les sonará muy bonito, muy poético y muy profundo, pero no se sentirán identificados o no encontrarán una aplicación práctica para ellos. Otros, sin embargo, descubrirán la gran verdad que se cierne en esa sencilla afirmación.

Lo ilustraré con varios ejemplos. Seguramente habrás sentido eso a lo que llaman "levantarse con el pie izquierdo": por la mañana te despiertas de mal humor, por cualquier pequeña cosa, o por que esa noche no has descansado bien. De repente te empieza a doler la cabeza, no te apetece levantarte de la cama y las paredes se te echan encima. Para colmo, contestas de forma arisca a tus padres o a tu familia, no estás de humor, ¿no?. Conforme va pasando el día te sientes cada vez más "enfermo": llegas a clase y te abruman los trabajos, no te enteras de nada en clase y suspiras "puf... vaya mierda de día, ojalá no me hubiera levantado". No sólo eso, sino que durante todo el día las cosas van yendo a peor: los exámenes te salen mal, nadie te llama, te aislas, miras todo con cara de perro. Al final te acabas acostando de mal humor y maldiciendo, aumentando la sensación para el día siguiente.

A eso lo llamo yo "bola de lodo", en similitud con las bolas de nieve que ruedan ladera abajo y se van haciendo más y más grandes, solo que en este caso no se trata de la suave y blanca nieve sino de la más frustrante escoria. Muchos hemos vivido un día de estos. Ahora bien, ¿dónde está la causa de este mal humor y este catastrofismo? Si nos damos cuenta, todo ha empezado con un pensamiento negativo, y a partir de ahí todo se ha ido acrecentando, acrecentando... hasta que llega un momento en que parece que el mundo está conjurado contra y no te dejará en paz.

Tal vez los hechos que te hayan ocurrido ese día no hayan sido extraordinariamente malos, pero tu los has vivido así, porque ya estabas pensando negativamente. Una cosa que un día cualquiera no te habría afectado lo más mínimo, este "día de perros" lo magnificas y te dejas hundir por ello, porque ya llevabas el "chip" negativo incrustado en el cerebro.

En este caso ha sido un pensamiento el que ha movido todo: primero te ha hecho sentir mal, y a partir de ahí solo te "salía" comportarte así: hablando mal y contestando hurañamente a los demás, actuando irracionalmente... Todo, todo, por un pensamiento.

No obstante, también es posible que un día que parecía malo cambie de repente y se torne brillante y magnífico. Para que esto ocurra, hace falta que te pase algo objetivamente bueno que te haga cambiar el humor. Pero, si estás enfadado o triste... ¿no desdeñarás todo lo que sea bueno? Es decir, ¿no le quitas importancia a todo lo positivo para centrarte en aquello que "confirma" tu estado de humor? Cuando una persona está irritable, es realmente complicado que cambie de actitud, porque será mucho más difícil hacerle sonreír, hacerle reír. Y eso, ¿por que? Si actúo igual con una persona todos los días, ¿por qué a veces reacciona alegremente y por qué otras veces me mira con cara de perdonavidas y me dice que le deje en paz? El problema no soy yo, obviamente, porque yo me comporto igual. El problema no es el mundo, porque el mundo nos da cosas buenas y malas todos los días. El problema está dentro de la mente.

Otro ejemplo sobre cómo un pensamiento puede interpretar de una manera o de otra un mismo hecho:
Imagina que estás en una fiesta, o en una reunión con amigos, o por la calle. De repente, ves como un grupo de jóvenes de tu edad, desconocidos, que parecen bastante simpáticos, se te quedan mirando fijamente y te sonríen. A partir de este hecho objetivo "unos desconocidos me miran y me sonríen" uno puede tener dos reacciones:
  • Si soy una persona tímida e insegura de mí misma, pensaré que se están riendo de mí. Huiré de su mirada y agacharé la cabeza, muerto de vergüenza y cabreado con todos.
  • Si soy una persona alegre y positiva, pensaré que les gusto. Les devolveré la sonrisa, y puede que iniciemos una conversación.
Como veis, cada uno tiene su "mapa" mental de la realidad y actúa conforme a ese mapa. Si tu mente está poblada de pensamientos negativos, tendrás un mapa distorsionado que te llevará a comportarte de manera poco deseable, y a sentirte a disgusto contigo mismo.

"Vigila tus pensamientos" En cuanto te des cuenta de que un pensamiento tuyo te está creando algún tipo de mal, lo mejor es cortarlo de raíz, ya que "se convierten en tu destino"

Frase de hoy: "La felicidad es no necesitarla" (Séneca)

Comentarios

  1. Me gusta todo lo que escribes. por favor, sigue haciendolo. xD. saludos desde Valencia.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con la cita que has puesto al inicio de tu entrada, y opino también que la felicidad se inicia en uno mismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario