Errores del pensamiento (II): Centrarse en lo negativo ("Filtro mental")


Hoy hablaré sobre la segunda distorsión cognitiva (o “error del pensamiento”): centrarse en lo negativo, también llamado “filtro mental” o “abstracción selectiva

Consiste, como su propio nombre indica, en fijar nuestra atención en la parte negativa de las cosas (de las situaciones, de las personas, de nosotros mismos, etc.), olvidando las partes positivas que tiene.

Al focalizarnos en un aspecto negativo de un todo, nuestra perspectiva general se oscurece. Esto nos lleva a, por ejemplo, sentirnos tristes o a sentirnos furiosos con una persona.

Como el resto de errores del pensamiento, es una distorsión muy frecuente entre todo el mundo (quien diga que nunca lo ha vivido, ¡miente como un bellaco!), y son de estas cosas que tenemos que aprender a controlar.

¿Por qué evitar el filtro mental?
Cuando nos centramos en lo negativo, olvidamos todo lo positivo que pueda haber en una situación:
  • Nos impide buscar soluciones reales a nuestros problemas, y así pensamos que no tienen solución.
  • Nos impide resolver problemas de convivencia, al centrarse en lo que nos disgusta de cada persona.
  • Hace que tengamos una visión pesimista de la vida.
  • No nos permite valorar lo positivo y lo bueno, impidiendo nuestra alegría.
  • Nos hace tomar decisiones precipitadas que suelen ser perjudiciales.

Para darnos cuenta de lo cerca que está de nosotros la abstracción selectiva, pondré un par de ejemplos:

Una pareja de novios discute por un problema cotidiano (por ejemplo, uno de ellos se olvidó de avisarle para una cosa importante, hizo un mal comentario… cualquier cosa). Supongamos que el chico hizo algo que molestó a la chica. La chica, además de reprenderle por lo que hizo, comienza a sacar sus “trapos sucios”, es decir, comienza a enumerar una por una las cosas que no le gustan de él: “la semana pasada no quedaste casi conmigo”, “el sábado estabas muy arisco”, “últimamente te noto más distante”, “cuando discutimos crees que siempre tienes la razón”, “no eres lo bastante cariñoso conmigo”….

Después de la retahíla de la novia (seguimos dentro del ejemplo) parece que su novio es un caradura y poco menos que un maltratador, una persona que no merece estar con la chica porque la trata muy mal.

Aquí vemos combinados varios errores del pensamiento. El que más nos ocupa es que se centra en lo negativo, omitiendo de lleno todas aquellas cosas buenas que son las que hacen que estén juntos: el chico se preocupa por ella, es detallista, le llama todos los días, es protector con ella, piensa parecido a ella y tienen conversaciones muy buenas y profundas, …, olvidando lo positivo.

Al aplicar el filtro mental, el novio aparece como un ogro. Esto puede traer inmensas consecuencias negativas para la pareja (igual que digo novio digo novia, es un ejemplo más o menos habitual)

En general, todos los problemas que aparecen entre parejas sentimentales se pueden extrapolar a relaciones de amistad, salvo que entre novios los problemas pueden ser más frecuentes (más convivencia) o menos frecuentes (mayor afinidad), y más o menos intensos dependiendo del tema de discusión.

Entre amigos es muy frecuente también centrarse en lo negativo, y esto puede:
  • Ocasionar un conflicto.
  • Prolongar en el tiempo un conflicto y/o hacerlo más intenso.

El segundo ejemplo viene en una situación laboral. Un empleado hace una presentación sobre un nuevo proyecto delante de sus compañeros. Aunque la mayoría de ellos le felicita, uno de sus compañeros expresa una ligera crítica a su proyecto.

Al salir del trabajo sigue dándole vueltas a la crítica y acaba por olvidar las reacciones positivas de la mayoría de la gente. Esto le puede hacer perder habilidad en el trabajo, puesto que tiene miedo a las críticas.

Otro ejemplo de filtro mental: se “olvida” de las cosas buenas, parece que son mucho más interesantes y merecen mucho más la atención las cosas malas.


¿Cómo evitar pensar selectivamente?
En primer lugar hay que ser conscientes de en qué momentos concretos nos centramos en lo negativo. Esto puede requerir cierta práctica hasta que sea automático, algo dentro de nosotros dirá “¡Ey! ¡Estoy centrándome sólo en lo malo!”

A partir de ahí, desdramatizar la situación preguntándonos… ¿Realmente es tan malo? ¿Qué cosas buenas tiene? ¿Cómo se pueden buscar soluciones a tal o cual problema?…

Comentarios

  1. Sugerencia para el error del pensamiento parte III: meterse en el internacional jajajajaja. Yo sí veo lo positivo del inter, soy felicidad privilegiada.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el post y útil. Es verdad. A mí me ha pasado y pasa, tanto en las relaciones de pareja como en las laborales

    ResponderEliminar
  3. hay que tener mas cuidado a la hora de escuchar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario