Errores del pensamiento (III): Descalificar lo positivo



El tercero de los errores del pensamiento más comunes es “descalificar lo positivo”. Consiste en no solo centrarse en lo negativo, sino también en convertir cualquier experiencia, neutra o incluso positiva, en algo malo.

¡Fijaos! Esta distorsión puede ser muy destructiva y causar mucha infelicidad, ya que impide que sintamos nada positivo de una situación… al transformarlo en algo negativo o sin importancia.

¿Cuándo descalificamos lo positivo?
Cada uno de vosotros tiene que ser consciente de ello, porque al igual que el resto de errores del pensamiento, son comunes a todo el mundo (no por eso son deseables)

Una situación habitual en la que descalificamos lo positivo es al recibir un elogio o una felicitación. Una cosa de estas tendría que hacernos sentir bien, tendría que gustarnos, o eso nos dice la lógica. No obstante, no es raro pensar “Lo dice por cumplir” o “No tiene importancia”, “No me conoce de verdad”, “En realidad no piensa eso y quiere quedar bien”…

Resultado: cuando recibimos un elogio, le quitamos automáticamente toda importancia y eso deja de causar un efecto bueno en nosotros. O peor aún, hace que nos sintamos peor.

Hay que notar que en todos los casos en los que descalificamos lo positivo, esa “manipulación” mental que hacemos viene de nosotros, ya que “recibir un elogio” es algo bueno en sí mismo. Somos nosotros quienes lo transformamos en algo malo.

Muchas veces, cuando estamos centrados en lo negativo (Ver Errores del pensamiento II), tendemos a quitar importancia a las cosas buenas. De esta forma se combinan dos factores que hacen que nos sintamos profundamente mal: sólo hay cosas malas, y las cosas buenas no tienen importancia.

Otra forma común de descalificar lo positivo es poner “pegas” a nuestras virtudes. De esta forma pensamos que no valemos para nada en especial, que somos “de segunda clase”, que no merecemos reconocimiento, etcétera.

También, pensar que todo lo bueno que nos ocurre “ha sido una coincidencia”, no se volverá a repetir, no tiene importancia…

Vivir pensando de esta manera puede arruinar nuestra existencia, porque nosotros mismos convertimos nuestra vida en algo vacío, sin color y profundamente triste.

¿En qué situaciones descalificáis lo positivo?

Un saludo :D

Comentarios

  1. Yo descalifico halagos cuando me dicen que "eres muy inteligente", "tu vales mucho" y mierdas de esas que dicen los pelotas.
    Descalifico todo lo relacionado con la inteligencia y la psicologia. Lo que no es claramente visible a simple vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Abecedaria.
      Como bien dices hay gente "pelota" que, más que halagar, lo que hacen es adular, es decir, usar palabras bonitas pero que en realidad no piensan, para lograr un objetivo. Hay muchas formas de diferenciar a una persona aduladora de aquella de arroja un halago sincero.
      No obstante, tal vez seas muy inteligente y haya personas que lo noten y que te lo quieren hacer saber. En ese caso, si lo descalificas porque no te lo crees, sería un tipo de Error del pensamiento. El antídoto sería, por ejemplo, responder con un simple "gracias".
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario