Ética


Una de mis reflexiones que vagan difusamente y que no tienen respuesta contundente.

A veces me pregunto... ¿por qué lo "malo" es malo? Y peor aún... ¿por qué no actuar "mal"?

En un principio, tengo que definir qué es el "mal", qué es lo "malo". Como acercamiento, puedo pensar en lo que socialmente no está bien visto, o no está aceptado.

En esta primera categoría, ¿qué entra? Entra primero, todo aquello que la ley prohíbe: asesinato, robo, también estafa, agresión, suplantación de personalidad, drogas ilegales, conducción peligrosa... todo eso.
Pero, también, aquello que está "mal visto". Pero aquí entra ya la subjetividad de cada sociedad, de cada colectivo. En algunos colectivos, está mal visto ser gay. Esto, por ejemplo, no lo metería en la bolsa del "mal". Tampoco ser inmigrante, tampoco ser pobre. Todo eso está mal visto (y no me digáis que no, porque hay pruebas de ello). Entonces, puedo desechar esta clasificación para el Bien y el Mal, básicamente porque también hay contradicciones entre la ley y "la sociedad": por ejemplo no está penalizado socialmente el uso de drogas como la marihuana, ni el consumo de alcohol en menores, ni la estafa fiscal, ni muchas otras cosas. Además, las leyes son convencionales, algunas son justas o injustas.

Entonces, si la ley o la sociedad no pueden decirme lo que está bien o está mal, ¿debo ser yo mismo? Si yo pongo mis propias normas, entonces, ¿está mal que yo mate a otra persona? No. De hecho, podría llegar a serme muy útil y muy beneficioso, y por lo tanto sería bueno... No, no puedo juzgar desde mí mismo.

¿Hay algo "universal" desde lo que juzgar?
Podríamos pensar en Dios y la religión, pero la religión es otra convención social. A lo mejor la ciencia es "lo bueno", pero sabemos que esto tampoco es verdad, porque la bomba atómica puede ser de todo menos bueno.

Claro, todos somos personas. A lo mejor puede haber algunas cosas que hagamos, algunas acciones y conductas, que sean buenas para la mayoría. ¿La mayoría de la humanidad? Vale, probemos este tipo de mentalidad. ¿Sería entonces malo, por ejemplo, expulsar a los pobres del país? En este país en el que por suerte los pobres no son la mayoría, podría expulsarlos a todos y podría ser en cierta parte beneficioso para la sociedad. Pero, obviamente, si pensara así os estaría escribiendo un psicópata.

Entonces, pensemos en lo mejor para "toda" la humanidad. ¿Hay cosas así? Bueno, si yo robo, gano algo sin esfuerzo, y eso me beneficia si mi intención es ganar cosas. Perjudico al empresario, pero me beneficio a mí. Entonces, "no robar" sería también "malo" para mí. Entonces, ¿qué tal... no buscar lo "bueno", sino lo "no malo"?

El Bien sería aquella actitud/conducta/comportamiento/acción/palabra, que no hiciera mal a nadie en el mundo, sino que hiciera bien. De hecho, si fuera una acción neutra (que me gustase hacer el pino después de levantarme por la mañana, por poner un ejemplo), entonces también sería algo "bueno" (porque no es malo, y entra dentro de nuestra libertad)

¿Pero cómo sé que algo realmente es dañino para una persona?
Para ello tengo que ser consciente del sufrimiento y del perjuicio que causan mis acciones.

Puedo pensar que tomar drogas es bueno (o "no malo"), porque no soy consciente del daño (por pequeño que sea) que causo en mi salud física y mental, en mis relaciones familiares y afectivas, en mi bolsillo, en mi autonomía para divertirme...
Si soy consciente de todo ello y aun así sigo drogándome, o bien tengo un problema de adicción y necesito ayuda, o bien soy un kamikaze.

Si soy un golfo cierrabares al que le gusta usar a las mujeres como trofeos, me puedo llegar a dar cuenta de que algunas de esas mujeres tienen sentimientos que daño, y necesidades (afectivas) que rechazo. Por tanto, hay algo de mal en ello.

¿Pero y si ese perjuicio es tan pequeño que "da igual"?
Si estafo a la compañía de la luz, saliéndome gratis la jugada, puedo pensar: la compañía es tan grande que no notará las pérdidas, o incluso "me vengo" de la compañía, que pone los precios tan caros.
Pero, ¡sorpresa! Cuando dejo de pagar la luz, tampoco pago los impuestos que lleva asociados, es decir: gasto dinero público pero no contribuyo a él. Y eso contribuye un poquito más a las crisis económicas.

Si robo un boli, no pasa nada es un maldito boli. Si copio en un examen, es un examen no pasa nada, no he matado a nadie. Por lo tanto me permito hacer un "pequeño mal" de vez en cuando.

Esto clama al cielo, ¿es algo bueno o malo dependiendo de la "cantidad" o de su "magnitud"? No creo. Si algo es malo, es malo a todas las escalas.

Tal vez el problema sea de matices. A lo mejor no todo es "bueno" o "malo", de hecho, es muy difícil encontrar cosas buenisisisisimas y cosas malisisisisimas.
¿Cuál es la cuestión entonces? ¿Hacer balance?
Hacer balance de las consecuencias buenas y malas de cada acto.
¿Y quién decide qué es más o menos importante? Porque mi beneficio "lumínico" me parece más importante que el beneficio económico de la compañía.

¿Relativismo? Soy yo entonces el que juzga lo que es bueno y malo para mí. Entonces, estamos en uno de los casos anteriores.
¿Universalismo? No sé si hay cosas "buenas" o "malas". Si me doy una comilona, me gusta comer, aunque luego a lo mejor me hincho y duermo mal esa noche.

Y qué tal el... ¿"otrismo"? Es decir, juzgar desde el otro: aquello que no le haga mal a ninguna otra persona. Desechamos el asesinatoy ahora también la estafa a la compañía, el robo del boli, el consumo de aquellas drogas que perjudiquen a los demás (por el humo, o por mi conducta bajo los efectos de la droga)...

¿Copiar en un examen está mal? Hay un pequeño "run-run" que nos dice dentro que sí, si no, no estaría prohibido. Está claro que si es una oposición, si que está mal porque perjudicamos a los demás. ¿Y en clase? Sí, en cierta parte perjudicamos a los demás, porque incorporamos una situación de injusticia: ellos necesitan estudiar, esforzarse y renunciar a cosas, y nosotros nos pegamos la vida padre.


Veamos... y más o menos que ya sabemos lo que está "bien" o "mal", ahora pregunto, ¿por qué?
¿Por qué dañar a los demás está "mal" y no se debe hacer? ¿"Qué" nos obliga a no hacer daño?
Quizá sea la conciencia que da la experiencia, tal vez a nosotros no nos gusta que nos traten igual. Pero vamos a ver, ¡que una cosa son los otros y otra cosa soy yo, que es bien distinto!
Si le hago mal a alguien, no me hago daño a mí mismo.

No sé si fue Confucio uno de los que dijo que "recibimos lo que damos". ¿Existe esta "justicia universal" que hace que paguemos por nuestras malas acciones y obtengamos recompensa de las buenas?
Pecaría de iluso si dijera que sí, porque de hecho muchísima gente que hace mucho daño o bien no se entera del daño que hace, o bien lo hace a sabiendas y le va muy bien la vida así.
Sería fantástico que "la Vida" nos obligara a actuar bien, porque el mal retornará a nosotros.

No estoy del todo en desacuerdo conque recibimos lo que damos, pero tampoco es una regla que se cumpla siempre (desgraciadamente o afortunadamente, según)

Y ahora es cuando encuentro una pequeña salida a este atolladero de cabeza, y la encuentro en la filosofía Zen.

El Zen nos dice: no hay un "Yo" y un "los Otros", sino que todo es "Uno".

Bueno, así a bote pronto esto me choca y me parece palabrería de esa rara china que no tiene cabida en un mundo civilizado como el nuestro. ¿Cómo no va a ver un "yo" y un "los otros", si siempre se me ha educado en la competitividad, en ser más que el otro, en humillar al otro, en buscar mi beneficio, en no respetar a los demás, en pasar por encima de ellos, en despreciar sus intereses, sus opiniones y sus sentimientos?
Sí, porque a mí me han educado en eso. No mis padres, ni mis profesores, ni mis amigos, sino "lo que hay". "Lo que hay" me ha dicho, que esto pasa así, que así debe pasar, y que las personas que viven así "triunfan", "son felices", "llegan más alto", "son más inteligentes", "no pecan de buenos/tontos", "tienen picardía", "son astutos", etcétera.

Ahora vienen los chinos estos y me dicen que todos somos "Uno", y yo no me lo creo, venga ya.

¿Alguna vez he sentido yo esa experiencia del "Uno"? Piensa, vamos a ver... Ser Uno implica que a los demás "debo" tratarlos de la mejor forma posible, ¡pero no debo porque nadie me lo imponga! ¡sino porque si daño al Uno, me daño a mí mismo, porque soy parte de ese Uno!
Bueno... alguna vez si que me he sentido Uno con mis amigos, con mi pareja, con mis familiares, con mis compañeros de taekwondo (guiño, guiño xD). También en ciertas ocasiones con "la Humanidad", cuando he hecho algo altruísta como este blog, o con "la ciudad" cuando he tirado el papel a la papelera, o a "la justicia" cuando he renunciado a salir con mis amigos, a hacer mi deporte, a disfrutar, sólo por estudiar algo que no me gustaba, en vez de copiar en el examen...

¿Pero ese Uno existe o es sólo una ilusión?
Si todos somos Uno... ¿todos somos copias idénticas? Eso me da a entender, ¿no hay nada que me separe de los demás? ¿Debo dedicarme sólo a los demás y no ser egoísta en ningún momento, aún en cuanto respecta a mis necesidades y mi bienestar?
No, no es eso. Está claro que Yo existo, y que debo dedicarme a Yo (a mí, mejor dicho xD) también, y más aún, que lo que me dedico a los demás.

Pero también es cierto que no soy "algo separado". Porque soy un ser vulnerable, muy complejo. Y mis necesidades son resueltas por los demás. Y me siento realizado con los demás. Y vivo con ellos, e interactúo. Y cuando siento que he hecho daño a alguien, no me quedo indiferente.

A lo mejor esque hay algo que nos "une", que "une al Uno" (juego de palabras improvisado xD). Pero esto es muy vago... no sé si de aquí sacaré algo en claro.

...

¿O sí?

No debo hacer daño a los demás. De ningún tipo, de ninguna magnitud. Eso ya lo sé (No he entrado con el tema de hacerse daño a uno mismo, porque eso ya es otro ámbito)

Pero ahora también sé que no "debo", no porque lo diga un papel, no porque lo diga la gente, o mis padres, o los pesados de los profesores, o ese amigo tan coñazo que se aburre tanto que tiene que ponerse a escribir en un Blog xD, no, no es por eso. "Debo" porque los demás también forman parte de mí, en algún modo. Porque la Humanidad es una Unidad, una unidad diferenciada en sus partes, pero con vínculos internos.

¿Qué ocurre con aquellas personas que dañan la Unidad?
Aquellos que, directamente "pasan" de todo lo que les digas y se dedican a lo suyo (porque les va bien, hemos de suponer que no son tontos). ¿Y aquellos a los que les da igual pisar a los demás?
¿Van a cambiar si se lo decimos?

Puede ser, puede que no. Por eso, y porque lamentablemente no podemos confiar en que una persona se "rehabilite" dándole una charla magistral y conmovedora, porque las personas son demasiado complejas, por eso es por lo que hace falta recurrir al típico "Palo". Es decir, el Castigo. La Justicia. Como queráis llamarla. Y ese castigo se concreta en los jueces, cuando se rompen las leyes. Pero cuando se rompen y la ley no actúa, entonces hay otro Castigo que puede ser más demoledor aún: los demás, la fuerza de la opinión y la palabra, la denuncia pública.
Esto sí que está a nuestro alcance: denunciar, ¡quejarnos, ni más ni menos!, de todo aquello que no recibe su justo "Castigo".
Pero este Castigo no es por venganza, o por resentimiento, ni por envidia (ya hemos quedado en paz nosotros mismos al comprender que contribuimos al bienestar del Uno). Lo hacemos por dos cosas:
  1. Intentar que aquellos que rompen la unidad del Uno, se puedan dar cuenta y puedan cambiar por ellos mismos.
  2. Usar un mecanismo básico, instintivo de acción-castigo, para contribuir (de una forma más eficaz que el diálogo, para muchas personas), a que no se cometan estas acciones.
Un ejemplo de Castigo, para que no os llevéis una imagen equivocada de mí, son nada más ni nada menos que los exámenes. La educación es un valor en sí mismo, el conocimiento, el esfuerzo, todo eso. Muy bonito y muy bueno (y esto sin ironía). Pero no podemos confiar en que nosotros, estudiantes pobrecicos, estudiemos "por amor a la ciencia". Y para eso se hacen los exámenes: para obligar a estudiar. Y queramos que no, y lo sé porque estoy en ese mundillo, si no se pone un examen no estudia ni Dios (a no ser de que la asignatura sea una cosa que nos apasione, y no suele ser así).

Por lo tanto, podemos contribuir a mantener la Unidad si denunciamos públicamente o en privado (hablando con ellas) a estas personas, que no son "personas malas", sino aquellas que, como todos, llevamos a cabo hábitos que no son beneficiosos. (Ahora insto a que cualquiera, me conozca o no, me diga claramente en qué fallo, siempre de forma constructiva, ¡ojo!).

Así que mi consejo es nada más y nada menos que os quejéis. ¡Quejáos! Si es algo que nos encanta a todos, en especial a mí xD. Pero quejáos para mejorar las cosas. Quejáos si véis algo que clama al cielo y que ¡no os guste!. Tal vez así descubramos muchas cosas "malas" que necesitan atención y nuestra acción para cambiarlas (para mejorar el dichoso Uno xD)


Y ya para concluir esta mini-novela que me ha salido, casi sin pretenderlo, quiero dejar claro un par de aspectos:
  • Al hablar de Uno me refiero a que los demás también forman una parte de nosotros y no nos podemos deshacer de ella y rechazarla. No me refiero a renunciar a la individualidad (a "disolverse en el Uno"), sino todo lo contrario, yo siempre defiendo un pequeño egoísmo en cuanto atañe a la vida y a la felicidad. Pero otra cosa bien distinta, es hacer daño y contribuir al "Mal". Lo que yo propongo es, sin perder la individualidad y el interés propio, tener como hábitos aquellos que no perjudiquen a los demás. Por supuesto que somos distintos, y eso está bien.
  • Muchas de las cosas que he dicho están cargadas de ironía. Espero y confío en que la entendáis convenientemente, no penséis mal de mí xD.
  • En ningún momento he querido generalizar, aunque así lo parezca a veces. Ya sé que las personas somos muy complejas y el mundo también lo es, y tampoco quiero un maniqueísmo "buenos-malos". Es sólo una forma de hablar para que se entienda un poco mejor lo que quiero decir, no pensáis que creo en el "Mal" como concepto general.
  • Acepto encantado cualquier discusión que se plantee, puede ser muy positiva.
  • Si en algún momento cambio de opinión o postura, os lo haré saber xD. Para nada tengo la razón en ni la mitad de las cosas que he dicho, ni pretendo tenerla. Es, simple y llanamente, lo que pienso (ahora mismo)
  • Si difundís Las Memorias a al menos tres amigos, os llevaréis un premiooo! xD (Mi satisfacción más plena con vosotros y palabras de agradecimiento sin fin, recordad que soy pobre, y que además no existo xD)

Un saludo a todos, y PERDÓN por el tostón que os acabo de meter a los que os lo hayáis leido entero xD

Comentarios

  1. ¡Difundido! Ahora difúndeme tú, aunque estoy pensando en dejar el oficio, ya sabes que más pobres que los poetas sólo somos aquellos que queremos serlo jajaja. En fin, que ya te sacaré alguna queja, que ahora quiero ver House, que filosofia y etica como las suyas...poquitas.
    A decir verdad pocas pegas te puedo poner ¬¬ =)
    Sigue así tiburón Charles XD

    ResponderEliminar
  2. Ey man, la petas mil, seguro que sabes quien soy xD, me lo he leído entero, interesante.... XD

    ResponderEliminar
  3. ¿La unidad del uno? ... como no hagamos la PAEG rápido alguien va a tener un derrame,xD.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja ya veo que no sabes apreciar un recurso literario magnífico cuando lo ves xDDD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario