Saludos de nuevo, viejos amigos


¿Cuánto suman ya? ¿10? ¿20? Los días sin escribir. Por ahí andaba la cifra.

Han pasado muchas cosas, mi vida sigue igual de interesante como siempre, no ha habido ningún problema respecto a eso.

Sigo disfrutando de las mismas personas, incluso más con alguna de ellas. Sigo sintiendo la misma alegría y la misma tristeza que antes. En ese aspecto nada ha cambiado.

Sí ha cambiado el reloj de la vida, que ha dado un par de vueltas más, y me ha regalado un poquito más de sabiduría.

Y de ganas de escribir. Hay muchas cosas dentro de mí que claman salir, y que no puedo retener pese a mi voluntad.

Abrazos para el pececillo Charles, el pobre debe de estar anémico a estas alturas.

Comentarios