Errores del pensamiento (V): Generalización o Sobregeneralización


Tiempo ha, inicié mi escaramuza por los mundos de los "Errores del pensamiento" (Distorsiones cognitivas de Beck), con el objetivo de "desenmascarar" a estos invisibles y dañinos enemigos que habitan donde es más difícil deshacerse de ellos: en nuestra propia mente.

Los que yo llamo "errores del pensamiento" conllevan, en la práctica, innumerables perjuicios para cosas tan importantes como nuestra autoestima (relación intrapersonal), nuestras relaciones sociales, de amistad, de noviazgo, con desconocidos o de otra índole (relación interpersonal), y nuestra visión general del mundo.

Los Errores son rutinas de pensamiento que pueden o no haber tenido un origen evolutivo, y que se anquilosan en nuestra forma de discurrir ante los acontecimientos. Como toda rutina de pensamiento, podemos (en este caso debemos) cambiarlas por otras más beneficiosas.

Otra de las cosas que caracterizan a estos Errores es que son terriblemente comunes.

Hoy voy a hablar de la Generalización o Sobregeneralización. Sabéis de lo que hablo, ¿no?

Sobregeneralizar es:

- Elaborar una conclusión general a partir de hechos aislados.

- Aplicar esta conclusión a situaciones no relacionadas entre sí.

Al generalizar, creemos que si algo ha ocurrido una vez de una forma, ocurrirá siempre así.

Dentro de la cabeza de una persona que está sobregeneralizando, se oiría algo así como "Esto ha ocurrido una vez... por lo tanto, ¡ocurrirá siempre!". Es fácil ver que se trata de un Error del Pensamiento.

Las palabras que acompañan a este Error ("huella dactilar") son: "nadie", "nunca", "jamás", "siempre", "todos", "ninguno"...

Cómo no, estas cosas se entienden mejor como ejemplos:

En vuestra imaginación veis a aquel estudiante frustrado que, tras suspender un examen, piensa: "¡Nunca aprobaré un examen (de Matemáticas, por ejemplo xD)!". Si mantiene esa creencia, las consecuencias serán: pierde la motivación, baja su autoestima, empieza a etiquetarse ("no valgo para esto")... en definitiva, baja su rendimiento académico, por lo tanto puede convertirse en "profecía autocumplida" (Ver)

Siguiendo con el ejemplo del estudiante, aquel que piensa: "siempre me pondré nervioso en un examen". Ejemplos de estos los podéis sacar de vuestra propia experiencia.

También es frecuente sobregeneralizar en los fracasos amorosos. Pepe conoce a una chica que le gusta, Pepe le tira los trastos pero la chica pasa de él olímpicamente. Pepe piensa (ya que su mente no ha sido entrenada para evitar la sobregeneralización): "nunca podré gustar a una chica" o "ninguna chica se fijará en mí". Además, si no es la primera vez que le pasa esto a Pepe, su pensamiento generalizador será aún más fuerte.

Os propongo la siguiente pregunta: ¿qué consecuencias negativas tendrá para Pepe este Error cognitivo? Por decir algunas: baja su autoestima, se etiqueta negativamente, se resigna a vivir solitario, se pone nervioso al hablar con otras chicas, o incluso les guarda rencor secretamente, se habitúa al fracaso sentimental y lo ve como algo normal, su habilidad para atraer a las mujeres decae porque deja de cuidarse tanto, se puede convertir en el perrito faldero de la primera mujer que le presta un mínimo de atención... seguro que entre todos sacamos más cosas negativas.

Parece mentira que un simple pensamiento origine todo esto, ¿verdad? Recordad que se trata de una "rutina" de pensamiento, es decir, un hábito, y como ya dije (Vigila tus pensamientos) y seguiré diciendo, los pensamientos literalmente "crean" nuestra realidad.

Comentarios

  1. Ey, tio me gusta como escribes, Sigue asi

    ResponderEliminar
  2. Tengo una duda sobre este tema.
    Si dicha afirmación de generalizar o sobregeneralizar es un error, aplica para CASI todas las cosas o ideas, si es asi esmagnifico esa forma de pensar, pero si no es asi ¿en que cosas NO APLICA?, si no lleguase a plicar en algunos cosos, esta afirmación esta generalizando, por lo cual podria decir que ¿es un error de pensamiento? lo que describes!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ing luky, no sé si he entendido muy bien tu duda.

      Las generalizaciones pueden estar "bien hechas" o "mal hechas". Una generalización es "buena" si se aplica a una gran cantidad de datos y está basada en mucha experiencia. Por ejemplo: después de ver cómo caen las hojas de los árboles al suelo, y cómo también caen todos los objetos que soltamos de las manos, podemos generalizar: "las cosas sueltas caen" (hacia abajo, claro)

      Esta generalización es correcta, pese a que hay excepciones a esta regla general (por ejemplo, en el espacio las cosas no "caen", hay cosas que flotan en el aire como los globos, etc.)

      Las generalizaciones "malas" se hacen a partir de pocos ejemplos o de cosas excepcionales. Por ejemplo, si vemos subir un globo de helio y decimos: "las cosas sueltas suben por el cielo", es una mala generalización, porque se basa en un caso excepcional (el helio es menos denso que el aire).

      La mayoría de las generalizaciones que son Errores del Pensamiento (o sobregeneralizaciones) las hacemos teniendo en cuenta muy pocos datos reales: "nunca hago nada bien" (referido a unos pocos errores concretos), "todos se ríen de mí" (probablemente sean solo un par de personas), etc.

      Al generalizar hacemos reglas "generales", valga la redundancia, donde siempre puede haber excepciones. Y, si generalizamos mal, la regla normalmente no será válida.

      Eliminar
  3. Persona que piensa que todas las religiones son malas porque tuvo problemas con algunos profesores del colegio de curas al que fue de niño. Lo curioso es que es a hombres a los que se lo he oído siempre, nunca a mujeres y eso que hace décadas había monjas que eran bastante cabronas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Abecedaria, conozco casos como los que comentas, tanto hombres como mujeres. Este es un buen ejemplo de sobregeneralización: una sola experiencia negativa con una religión hace que concluyamos que todas las religiones son malas en todos sus aspectos.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario