Tus palabras importan muy poco


El 7% de la comunicación es lo que dices.

Tus palabras, aquellas que usas para comunicarte e interactuar con todo el mundo: con tus amigos, amigas, familiares, conocidos, profesores, compañeros, alumnos, desconocidos... sólo cuentan un 7%. Usamos la comunicación verbal para todo, porque claro, si no hablamos, es difícil que nos entendamos (a no ser que sepamos lenguaje de signos, obviamente)

Es por eso que mucha gente pone mucho cuidado (a lo mejor no es vuestro caso, pero tengo que decir que nunca está de más) en escoger las palabras apropiadas a la hora de hablar con otra persona, con cualquier intención: saludar, elogiar, dar las gracias, pedir algo, recriminar algo, contar un chiste, preguntar información, contar una anécdota, ligar, expresar enfado, expresar cariño...

Pero todo ese empeño que pongamos en escoger nuestras palabras, o tener un discurso muy bueno, es solo el 7% de nuestra comunicación.

Entonces... ¿qué es el resto?

Según la PNL (Los ojos te delantan), el 38% de la comunicación es el tono de voz, el cómo decimos las cosas. El 55% restante corresponde a la comunicación no verbal, nuestro lenguaje gestual, nuestra postura corporal, sonrisa, etc.

En total, queda: Lenguaje verbal (7%) + Tono de voz (38%) + Lenguaje no verbal (55%) = 100% de la comunicación.

Por eso, una misma frase no suena igual si la dices con todo de voz alegre y postura corporal confortable (palmas mirando hacia arriba, cuerpo mirando al interlocutor, sonrisa en la cara...), que si la dices con tono de voz apagado y oscuro y un lenguaje corporal frío y distante (brazos cruzados en el pecho, mirada de suspicacia, movimientos de incomodidad en las piernas...)

Todo esto no es nada nuevo, pero nunca está de más recordar lo importante que es la comunicación no verbal.

Muchas veces veremos que se "malinterpretan" nuestras palabras, o que no obtenemos respuestas positivas por parte de las otras personas, a pesar de que creemos haber dicho lo correcto. En estos casos, el problema suele estar en nuestro lenguaje no verbal.

Pero además de para evitar problemas comunicativos, el lenguaje no verbal se puede dominar para conseguir potenciar drásticamente cualquier interacción social que tengáis.

Imaginad tener a todas las personas a vuestra disposición y haciendo lo que vosotros queréis. ¿No sería la vida infinitamente más sencilla para vosotros? Bueno, vale, era una exageración. ¿Pero que me decís de ganaros la confianza de la gente fácilmente? Si podemos hacer que las demás personas se sientan a gusto en nuestra compañía, confíen más en nosotros, no se sientan amenazados, disfruten conversando con nosotros o, incluso, nos encuentren terriblemente atractivos... si podemos hacer eso, repito, ¿no es cierto que no dudaríamos ni un segundo en hacerlo?

Aún siendo conscientes de la importancia que tiene en el mundo real el lenguaje no verbal, no despierta demasiado interés.

Nos limitamos a actuar como sabemos y como siempre lo hemos hecho. Pero se nos escapa que esta también es un área de la vida que se puede estudiar y mejorar, y que eso puede abrirnos muchas puertas y eliminar muchas inseguridades internas.

Además, he visto gente por ahí que son grandísimas personas y tienen muchísimo que ofrecer al mundo, pero cuyo lenguaje no verbal (que se suele captar por el inconsciente más que por la mente racional, y que por lo tanto influye subliminalmente en los demás) es, digámoslo suavemente, pésimo.

Por eso voy a intentar escribir una serie de artículos sobre lenguaje no verbal, que espero que sean, por lo menos, curiosos. Ya hablé de la sonrisa (El poder de la sonrisa) y del movimiento ocular inconsciente (Los ojos te delatan), aunque este último es más un pequeño "truco curioso" que algo importante en la comunicación.

Recordad que somos pintores, y nuestros cuadros serán más bonitos conforme más herramientas tengamos a nuestra disposición.

Un saludo! :D

Comentarios