The pursuit of Happiness


Los que me conozcáis en persona o llevéis ya bastante tiempo leyendo el Blog, sabréis que yo tengo como una lista de "principios", más o menos invariables, que trato de cumplir en mi vida y sobre los que se sustenta mi visión del mundo.

Algunos de ellos son cosas como "el ser humano se pone sus propios límites", "siempre hay una oportunidad en cada calamidad", "el odio acaba volviendo a ti", "no importa cómo sea una persona, siempre puede cambiar a mejor", etcétera (no los suelo escribir como tales, sino que están implícitos en lo que digo, más o menos)

Hoy me gustaría compartir con vosotros otra de esas creencias: "las personas, por naturaleza, son felices"

Para mí, una persona "normal" (entiéndase como normal: sin ningún tipo de problema grave en su vida) debería ser muy feliz en su día a día.

¿Felicidad? Bueno, a lo mejor es una palabra demasiado abstracta. Mejor diré alegría, optimismo, entusiasmo, ilusión, motivación... Todo aquello que hace que te levantes con ganas por la mañana, que disfrutes tu tiempo y que compartas tus alegrías con los demás.

Para mí, como he dicho antes, eso es el estado "normal" del ser humano. Un estado de mente joven y dinámica, con buen sentido del humor y de la diversión, etcétera.

¿A dónde quiero llegar a parar con todo esto?

Si digo que "ser feliz" (en términos generales, no todo el tiempo pero si una "gran mayoría del tiempo") es algo normal, entonces... ser infeliz (o no encajar dentro de la descripción que yo he dado de ser feliz, durante la mayoría del tiempo), no es normal. Es, por así decirlo, "anormal".

Si no eres "feliz" (podría usar mi propia palabra, como "optilegre" (optimista + alegre), pero suena fatal, así que me quedo con "feliz" que se entiende mejor xD), si no eres feliz, como digo, es que hay algún tipo de problema (es algo "anormal").

¿Sigues sin saber a dónde quiero llegar a parar?

Pues muy claro, el hecho de que "cualquier persona puede ser muy, muy feliz" (recordemos que ser feliz es lo "normal"). No hay personas que "nazcan" más felices que otras. Todos "deberíamos" ser muy felices, de hecho.

Por supuesto, un porcentaje altísimo de la gente no se considera a sí misma feliz. ¡Y lo ven como normal! Ven que lo normal, es estos tiempos de crisis ideológica... (o cualquier otra excusa), lo normal, lo lógico, es estar cabizbajo, ser pesimista (o "realista" como dicen ellos), quejarse, desconfiar del otro, buscar cada uno lo suyo...

En realidad, ¡todos queremos ser felices! Pero no tenemos control de ese aspecto de nuestra vida. O eso pensamos: nos gustaría ser como aquella persona, convertirnos en aquel otro, que parece más feliz... pensamos que somos desgraciados por lo que nos ha tocado... ¡y es mentira!

Hasta que no nos demos cuenta que ser infeliz es algo "anormal", que "pasa algo" que no cuadra, no seremos capaces de recorrer ese camino que nos lleva del aburrimiento, desidia, baja autoestima, egoísmo, envidia, resentimiento... a la diversión, entusiasmo, alta autoestima, altruismo, generosidad, alegría...

El primer paso, a la hora de resolver un problema (como ya dije en un artículo reciente) es reconocer el problema.

Vale, es cierto, no me quiero demasiado, es más, a veces me doy hasta asco y me siento inferior a los demás. Vale, tienes razón, paso la mayor parte de mi tiempo aburrido y no sé que rumbo dar a mi vida. Vale, tú ganas, siento envidia muchas veces por los demás, me irrito fácilmente, hablo mal a espaldas ajenas. Vale, paso deprimido la mayor parte del tiempo porque pienso que mi situación es horrible.

¿Y ahora, qué? ¿Cómo puedo mejorar ese aspecto tan importante de mi vida? ¿Cómo puedo ser feliz?

Esa, amigo, no es pregunta nada, nada fácil. Muchos antes han intentado responderla.

Es bueno reconocer que hay algún tipo de problema "rondándonos". ¿Dónde está su origen? Está claro que, en el 100% de las veces, en nuestra cabeza.

Las situaciones que tengamos a nuestro alrededor, por muy malas que sean, no nos pueden afectar si no se nos meten en nuestra cabeza, en nuestros pensamientos.

Así que... ¿por qué no empezar siendo conscientes de nuestros pensamientos? Muchas veces, sin pensarlo, nosotros mismos nos saboteamos y nos impedimos ser felices.

Un saludo! :D

PD: todo lo que os cuento lo hago con conocimiento de causa y lo he vivido antes xD

Comentarios

  1. Tienes muuuucha razón. Me gusta la entrada :)

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada!
    Como siempre, enhorabuena!
    Podriamos hacer actividades de grupo, para potenciar y ayudar a los demás.
    (para verano toca, jajaja)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Sí, pero ¿qué hacer para que esos pensamientos no lleguen a nuestra cabeza y nos afecten? es fácil verte inferior a los demás, tener envidia de la gente de tu alrededor y odiarte a ti mismo, pero no es nada fácil hacer que eso no te afecte :S
    enhorabuena por tu blog!

    ResponderEliminar
  4. Hola anónimo! XD
    El asunto de cómo controlar los pensamientos que tenemos y evitar tener pensamientos perjudiciales a menudo es un tema que siempre me ha interesado desde que empecé el blog.
    Una de las cosas que se pueden intentar es preguntarse dónde está la fuente de nuestro malestar y de nuestro pensamiento. Puede ser útil escribir las cosas que se nos pasan por la cabeza y en las que creemos firmemente, como por ejemplo "soy inferior a los demás".
    Échale un vistazo si puedes a la serie de "Errores del pensamiento". Ahí doy algunas de las claves para detectar y corregir los pensamientos defectuosos, que suele ser el problema más común.
    Pásate también por mi último artículo.
    Un saludo! :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario