Técnicas para vencer a tu peor enemigo


Hoy hablaré de dos nuevas TÉCNICAS para intentar domar a nuestro peor enemigo: nosotros mismos.

Ya he hablado y repetido hacia la saciedad la importancia que tiene, en nuestra personalidad y hábitos, nuestra mente y los pensamientos que la pueblan.

Pues bien, hoy vamos con dos procedimientos sencillos para evitar caer bajo el control de nuestra mala fe y nuestros ataques autodestructivos negativos.

El primero es, simplemente, para DISTRAERNOS de un pensamiento. Sirve para liberar nuestra cabeza de una idea rondante que no hace más que molestar.

La clave de esta primera técnica es focalizar nuestra atención mental en otra cosa (nuestro procesamiento consciente es limitado, y centrándonos en algo poderosamente hace que olvidemos lo demás). Por ejemplo:
  • Centrarse en un objeto y describirlo con mucho detalle.
  • Hacerse consciente de la información captada por todos los sentidos: qué veo, qué oigo, qué huelo, qué siento (temperatura, tacto...), etc. (Esto se llama "consciencia sensorial")
  • Contar de 0 a 100 de 3 en 3. Restar de 100 a 0 de 3 en 3.
  • Buscar nombres de animales que empiecen por cada una de las letras del abecedario (a: avestruz, b: burro...), o nombrar frutas, países...
  • Realizar actividades absorbentes como cantar, leer, hacer un crucigrama, jugar...
  • Recordar imágenes agradables lo más vívidas posibles.
  • ...
La segunda técnica sirve para COMBATIR un pensamiento específicamente NEGATIVO. Este método resulta MUY ÚTIL en muchas ocasiones. Tenemos que seguir una serie de preguntas para hacernos en orden.

  • ¿Qué estoy pensando?
  • ¿Qué pruebas tengo a favor o en contra de este pensamiento?
  • ¿Qué probabilidad hay de que esté en lo cierto de 0 a 100?
  • ¿Existen otras explicaciones alternativas?
  • En el caso de estar en lo cierto, ¿sería tan horrible? ¿Qué sería lo peor que me podría pasar? (Desdramatización)
  • ¿Me resulta de alguna utilidad tener ese pensamiento?
La última pregunta me ha servido infinidad de veces para cortar de raíz pensamientos angustiosos.

Un saludo! :D

Comentarios

  1. Y otra técnica es no hacer caso a esos pensamientos, lo que tú llamas la "técnica del autobús". A unas personas les irá bien unas técnicas y a otras personas, otras. Primero: conócete a tí mismo y después: usa lo que te vaya bien según tu personalidad y la situación.Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. grasias por esa tecnica le boy como santo cristo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario