La cura mágica (II): azúcar y fe (el efecto placebo)



Ayer comenté un "misterioso" efecto que hace que, a veces, lo bueno desaparezca, y que también lo hagan las cosas malas como las enfermedades. Hoy hablaré de un tema, más específico, pero no por ello menos fascinante, que se ha convertido en uno de los enigmas de la ciencia de hoy.
El "efecto placebo" es el efecto terapéutico (cura, reducción de síntomas de una enfermedad: por ejemplo del dolor de cabeza, el nerviosismo y un largo etcétera) que tiene una "sustancia placebo".
Una sustancia placebo es, para que nos entendamos, un medicamento "de mentirijilla". Todos los medicamentos tienen su efecto... pues un placebo sería, un medicamento sin efecto aparente. Es como si cogieras una píldora, la vaciases, la rellenaras de azúcar y la volvieras a montar. Así, tendríamos un placebo: todo indica, visto desde fuera, que el medicamento es el mismo (por ejemplo, una aspirina), pero en realidad es solo azúcar, es decir: nada.
Uno puede esperar que, si te tomas una aspirina "de mentira", formada por azúcar y nada más, no puede hacer nada en nosotros. Total, es solo azúcar. Y eso parece lo lógico.
Sin embargo, cuando te tomas una aspirina de mentira sin saberlo (por ejemplo, si alguien te da el cambiazo), asombrosamente, tendrá efectos terapéuticos en ti. La clave consiste en creer que el medicamento es de verdad, y por lo tanto, creer que va a hacer algún efecto.
Repasemos el concepto: si un día te equivocas y, en vez de tomarte una aspirina, te tomas una pastilla de azúcar que se le parezca mucho, puede que no notes la diferencia.
Viéndolo desde otra perspectiva, si te duele mucho la cabeza, y le dices a un amigo: "ay, me duele un montón la cabeza", y tu amigo te da una pastilla que "va muy bien para la cabeza" (y que resulta ser solo azúcar), y tú te lo crees: ¡la pastilla hará efecto! (Y más efecto que el meramente debido a la "regresión espontánea o a la media" que ya comenté ayer).
Pero... ¿cómo es esto posible? Esto probablemente sí que se parezca mucho a la magia y a la brujería. Con azúcar y fe, se pueden curar las cosas... entonces, ¿para qué tanto medicamento?... Ruego al lector que siga leyendo, pues si no puede perderse cosas muy interesantes al respecto.
El efecto placebo es algo muy documentado en la Medicina moderna. ¿Cómo funciona? Bien, aún no lo sabemos a ciencia cierta, pero parece tener mucho que ver con la "autosugestión".
La sugestión es ya otro tema a parte, pero resumámoslo de la siguiente manera: tú te crees que va a funcionar y, de forma inconsciente, predispones a tu cuerpo para que funcione. Es decir, funciona porque lo crees así. No es tan simple ni mucho menos, pero tampoco es momento de hablar de ello aquí (además, no sé mucho al respecto todavía xD).
También se ha visto que, al creer que uno toma un medicamento, se activan ciertas zonas del cerebro que pueden mediar en la curación. De momento, la explicación fisiológica es un tanto oscura, y se está investigando actualmente.
Cuando uno se entera por primera vez del efecto placebo, le vienen enseguida imágenes magníficas a la cabeza: curar por medio de la mente, sin necesidad de medicamentos, etcétera. Pero, una vez más, esté "subidón" nos dura poco: El efecto placebo varía mucho, tanto de una persona a otra, como de una enfermedad a otra, como de un tipo de tratamiento a otro.
Así, el efecto suele ser débil, aunque más fuerte en casos de síntomas subjetivos como el dolor, etcétera. El efecto placebo puede ayudar a curar determinadas enfermedades, pero nunca la cura por sí mismo. La cura milagrosa del, por ejemplo, cáncer, tendrá que esperar.
Pero nos queda otra cuestión importante por resolver...
¿De qué sirven los medicamentos, si hasta una pastillita de inocente azúcar puede curar? ¿Cómo podemos estar seguros de que un medicamento sirve para algo, y no es debido al efecto placebo?
Ya hemos visto que el mero hecho de que algo nos funcione a nosotros, no sirve para demostrar que ese "algo" funcione de verdad. Lo hemos visto con los efectos de regresión a la media y efecto placebo. ¡Ay de nosotros! ¡No podemos saber si nuestra mejora al tomar una pastillita se debe al curso normal de las cosas, a nuestra autosugestión o al medicamento de marras!... ¿o sí?
La gente que trabaja con medicamentos suele ser gente muy inteligente en estos temas de efectos placebos y demás "ilusiones" a la hora de decir que las pastillitas Unicornioxín 400 mg son eficaces a la hora de tratar el picor de la mano izquierda (por ejemplo). ¿Cómo lo hacen? Mediante un experimento.
Tened en cuenta que, al tomar un medicamento que sea de verdad o de mentira pueden pasar dos cosas:
  1. Si el medicamento es de mentira: habrá regresión a la media y efecto placebo.
  2. Si el medicamento es de verdad: habrá regresión a la media, efecto placebo y efecto farmacológico del Unicornioxín 400 mg en las células de nuestro cuerpo.
En los laboratorios Piruletzer donde se fabrica la pastilla, hacen lo siguiente: cogen a un número de gente a la que le pique la mano izquierda, a unos les dan el medicamento de verdad y a otros el de "mentirijilla".
Entonces se cuenta la gente que mejora en un grupo u otro. Por supuesto, los sujetos del experimento no tienen ni idea de que si lo que se están comiendo en dulce sacarosa o poderoso medicamento Unicornioxín.
Si mejoran mucho más (y mejor) los que han tomado la pastilla de verdad frente a los que no, (con análisis estadísticos to chungos y diversas cosas complicás), podemos decir que el medicamento funciona.
AVISO: esto es una gran simplificación de lo que hacen en realidad, si queréis saberlo en más detalle, buscad lo que son los Ensayos Clínicos Aleatorizados, pero allá vosotros xD.
Por lo tanto, podéis estar tranquilos, los medicamentos pasan muchas pruebas para asegurarnos de que funcionan para lo que fueron creados.
Tampoco os aconsejo que vaciéis las pastillas de casa y las rellenéis de azúcar: si son aspirinas para el dolor no pasará gran cosa (porque el dolor se puede controlar de muchas formas sin pastillas), pero como os carguéis un antibiótico... que no os lo recomiendo, vaya.
Y, como moraleja, una reflexión: ¿es posible que algunas de las curas que realiza la llamada "medicina alternativa" se deban en parte a este efecto placebo? Juzguen ustedes.
Y, por supuesto, exigid pruebas de que un medicamento que os ofrecen realmente funcione, y no os estéis dejando vuestros ahorros en una pastillita de azúcar milagrosamente mágica.
Un saludo! :D

Comentarios

  1. Cómo se nota la epidemiología por aquí Charles, dile a tu dueño que no estudie tanto xDD

    ResponderEliminar
  2. Øine? amalia, eres tú? jajajaja y yo que pensaba que alguna noruega seguía mi blog por error XD
    su dueño ya olvidó la epidemiología, afortunadamente xD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario