La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad


Saludos a tós.
En mis próximos artículos empezaré a tope con temática de "pensamiento crítico", pero antes debo dejar claro qué diantres es eso de pensamiento crítico. Pues bien, es el pensamiento científico. Aaaah... mucho más claro, ¿te refieres al del típico hombre loco del laboratorio que hace mezclas de colores y que explotan, que no tiene vida social y que ha perdido hace mucho tiempo el peine? (Me preguntaréis). No, no van por ahí los tiros.
Veamos, una de las principales herramientas de una dictadura o similar para controlar al pueblo es controlar la educación (o eliminarla, es decir: tener súbditos ignorantes). ¿Por qué? Porque la información es muy, muy poderosa. Por eso se censura Internet en China y por eso Corea del Norte se caracteriza por su falta de comunicación con el exterior y su educación "lava-cerebros". Está claro que, a más información, más difíciles somos de someter.
Como diría Mourinho... ¿por qué? Porque a una persona instruida, educada (no precisamente educada en buenas maneras, sino que haya pasado por la escuela), con acceso a mucha información, es más difícil engañarla. La sabiduría nos hace libres, nos da herramientas para combatir el engaño, nos da posibilidades de elección, nos da influencia sobre los demás, nos hace poderosos. Por lo tanto, si sois dictadores de algún país, ya sabéis, atacad la educación y os será más fácil legitimar vuestro poder.
He dicho sabiduría. ¿Con ello me refiero a acumular datos y datos de cosas a primera vista inútiles sobre cosas aburridas, como en la escuela? No, hablo de otra cosa... de la capacidad para pensar por uno mismo.
Y "pensar por uno mismo" no es aceptar lo que te dice otra persona porque sí, sino todo lo contrario: es criticar, poner en duda las cosas.
El "pensamiento crítico" (o "científico", que es lo mismo), consiste en no ser ingenuo, pero tampoco cínico. Es decir: no creernos nada "porque sí", pero tampoco negarlo todo sistemáticamente.
No ser ingenuo consiste en exigir pruebas, argumentos, etc., a la persona que trata de convencernos de algo. Puede ser una persona, o también la publicidad, tu médico, tu cura o tu alcalde. No aceptar nada por hecho, sino buscar explicaciones y pruebas.
No ser cínico consiste en ser humilde: aceptar que no sabemos todo. Así, si uno es humilde, es abierto de mente. Esto significa no cerrarse en banda a ninguna idea, por descabellada que sea. La pregunta es... esto que me dice Juanito que parece tan loco, ¿es verdad? ¿Funciona? ¿Lo podemos poner a prueba? Muchas veces, cosas absurdas resultan ser verdad. Otras veces, no.
Ser crítico, ser científico, no es nada fácil. Hay que saber conciliar estas dos cosas:
  1. Ser abierto para aceptar nueva información, información innovadora.
  2. Criticarlo todo, someterlo a análisis, para dilucidar la verdad.
Pongamos un ejemplo:
Godofredo llega a casa de su amigo Frenesvindo. ¡Frenesvindo, Frenesvindo! -dice Godofredo- mira lo que he descubierto: si te pintas con este boli mágico una línea en el dorso de la mano, ¡mejora tu resistencia física!
Frenesvindo es crítico, así que de primera mano no puede decir si lo que dice su amigo Godofredo es verdad o no. De todas formas, le explica a Godofredo que antes de decir esas cosas debe comprobar que funcionan. ¡Godofredo realiza un experimento (sencillo) y comprueba el efecto! Frenesvindo no se fía del experimento, lo repite... pero tiene que rendirse a la evidencia. Estudia el fenómeno del boli, y descubre que se debe a la interacción de un tipo de tinta con las células de la piel de la mano, lo que produce un efecto en la resistencia física (por ejemplo). Así, su conocimiento ha avanzado.
Podéis reíros con el ejemplo, pero por chorradas de este tipo avanza la ciencia. Muchas cosas que parecían ridículas al principio, han resultado ser verdaderas.
Así que, recordar: abierto, pero no ingenuo; escéptico, pero no cínico.
Otras lecciones importantes son evitar los extremismos, y evitar generalizar. Pero eso ya lo veremos.
Y, para que esto no sea solamente filosofía vacía, voy a comenzar, como dije, una serie de artículos críticos sobre temas candentes.
Lo haré de la siguiente forma: elegiré un tema, y luego recopilaré una serie de argumentos que vayan a favor de una postura, y otra lista con argumentos en contra. Intentaré ser imparcial.
El primer tema que propongo es el de la Homeopatía, un tipo de medicina alternativa con mucha controversia últimamente. Escribiré tres artículos:
  1. ¿Qué es la Homeopatía? (Introducción)
  2. Argumentos a favor de la Homeopatía.
  3. Argumentos en contra de la Homeopatía.
  4. (Tal vez un artículo de "conclusión", en el improbable caso de que saquemos algo en claro por unanimidad)
El objetivo de estos artículos no será ofreceros mi punto de vista, sino simplemente, aprender a pensar críticamente.
Para más imparcialidad, he decidido que el orden de los artículos a favor y en contra debe ser aleatorio (lo último que se lee es lo que más se recuerda, y eso podría influir a favor de una u otra postura). Así que, he tirado una moneda a cara o cruz (cara=1º a favor, cruz=1º en contra), y me ha salido: cara, así que el orden ya está prefijado.
Un saludo! :D

Comentarios

  1. Cuando imponga mi dictadura me encargaré de mandar a paseo a gente como tú. Por eso del pensamiento crítico...
    Y tendré un ministro llamado Frenesvindo. De hecho, si alguien se llama Frenesvindo Godofredo será automáticamente Ministro de Defensa (o de lo que sea, con ese nombre...)

    Chorradas aparte, me encanta que se inste a la gente al pensamiento crítico. Ya lo hacían Ortega, Marcuse...aunque se les hizo poco caso.

    Añadiré algo más: no hace falta ser dictador para destruir el pensamiento crítico...con que eches unos cuantos Barça-Madrid, bajes la autoestima de la población imponiendo modelos falsos de felicidad, y los tengas entretenidos y borrachos, basta.

    Un besito, feaco.

    A.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, muy buena entrada, Charles!!
    Toda la razón, y lo peor es que la gente no piensa y se deja llevar por ideas de otros.
    Al anterior comentario, toda la razón con el ultimo párrafo.Asi va el pais.
    Si consigues hacer una dictadura, me pido ministro de educación!
    jajaja

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a ambos dos por leer y comentar :D

    ResponderEliminar
  4. Carlos, la homeopatía por qué? Esto me suena a alguna comversación nuestra xD
    Un Saludo
    Meroño

    ResponderEliminar

Publicar un comentario