El camino del guerrero (V)


V: El autocontrol

Los principios del Taekwondo son cinco: Cortesía, Integridad, Perseverancia, Autocontrol y Espíritu indomable.

Hoy hablaré, por último, del Autocontrol.

Autocontrol significa ser capaz de controlar nuestros impulsos y emociones violentas para no ocasionarnos daño a nosotros mismos o a los demás. En un sentido físico, implica saber reaccionar reflexivamente ante situaciones de lucha, evitando desatar toda nuestra fuerza física. Pero, al igual que el resto de principios, el Autocontrol se puede y debe aplicar al resto de la vida. Hablamos del "camino del Guerrero", es decir, el camino recto por la vida que se plantea el Artista Marcial.

Hay un viejo refrán oriental que dice “El que domina a los otros es fuerte; el que se domina a sí mismo es poderoso.” El verdadero Guerrero mostrará su poder no venciendo a los demás en batalla ni causando temor a su alrededor, sino controlando su propia vida a través del equilibrio en sus emociones. El Artista Marcial obviamente posee mucha fuerza, pero no la desata sino que la encauza, desarrolla y ejecuta en provecho propio y de sus semejantes.

El Autocontrol nos da la habilidad de alcanzar la paz frente a las emociones turbulentas que pueden desencadenarse dentro de nosotros. La ira y la rabia pueden nublar nuestra mente y hacer que actuemos de forma peligrosa. Esto ocurre tanto en combate como en las pequeñas batallas que libramos día a día. En la escuela o el trabajo, con los amigos o con la familia, el Autocontrol es el timón que controla nuestro barco, con el que podemos manejar las circunstancias sin que ellas nos manejen a nosotros.

Lo opuesto al autocontrol es la impulsividad. Uno puede ser recto en su vida, pero si es impulsivo no faltarán ocasiones en que su mente le juegue malas pasadas y destruya aquello que ha creado: el trabajo hecho, la amistad forjada, la salud conservada. Esto cobra mayor importancia en el caso de un Guerrero versado en las artes del combate, puesto que no hay peor cosa que la fuerza mal dirigida o mal controlada.

Para aquellos que quieran seguir el Camino del Guerrero en la vida, continuar por el "DO", deben ser flexibles en sus emociones, ser calmados como un lago y mesurados en sus acciones. Como aquellas frases de "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" y "la potencia sin control no sirve de nada", debemos poner freno en ocasiones a nuestra naturaleza animal, y de esta forma poder luchar por la paz del mundo.


El Camino del Guerrero consiste en




Comentarios