"Es lo que han dicho en la tele". La apelación a la autoridad


_____________________________________________________________________
"Resumen para vagos"

La falacia de la "apelación a la autoridad" o "ad verecundiam" consiste en basar la verdad o falsedad de una afirmación o hecho en la opinión de una persona considerada experta, sin dar ninguna razón que lo apoye o desmienta.

Es falaz porque la veracidad de un hecho o afirmación no depende de la persona que la realice sino de las pruebas o argumentos que se presenten.
______________________________________________________________________

¡Hola a todos!

Continuamos con nuestra descripción de las falacias o "trampas" argumentales más utilizadas.

Para quien sea nuevo en este blog, haré una pequeña introducción a las "falacias" en este párrafo azul: una "falacia" es un argumento o razonamiento que parece bueno o válido, pero que no lo es. Encontramos falacias allá donde haya una discusión o un debate cualquiera, y esto es muy frecuente: desde la política hasta tus conversaciones con tus amigos sobre temas del día a día, pasando a lo que vemos por la televisión o leemos en los periódicos, lo que encontramos por internet y, en definitiva, casi siempre que dos personas comparten información. A veces estas falacias se usan sin querer, por desconocimiento. Otras veces se usan para engañar y convencer a los demás a toda costa. Es por eso que me gusta llamarlo "trampas", porque es una metáfora bastante gráfica. Al igual que ocurre con las trampas, como los cepos para osos o los agujeros tapados con redes, las falacias pueden ser peligrosas. No obstante, podemos esquivar ambos tipos de trampas si las conocemos y no nos dejamos fiar por las apariencias. Si quieres saber más, haz click en la etiqueta Falacias o "trampas".

Hoy toca otra falacia "de peso". Es una de las falacias "top", por su frecuencia de uso en muchos ámbitos de la vida. Es, por lo tanto, una de las falacias más "rentables" de estudiar: el beneficio de saber cómo evitarla supera con creces el pequeño esfuerzo que necesitamos para entenderla.

El próximo miércoles os tengo reservada la falacia que probablemente sea la "madre del cordero", pero esta de la que vamos a hablar hoy tampoco se queda corta.

Se trata de la "apelación a la autoridad". Otros nombres que recibe son: "argumento dirigido a la autoridad", "apelación a la vergüenza", "apelación a la reverencia", y en latín se le llama "ad verecundiam" (significa "a la vergüenza") o también "Magister dixit" (el maestro lo dijo). Nosotros nos quedamos con el nombre "apelación a la autoridad", que es el más claro y el más descriptivo.

Vamos con un par de ejemplos claros para entender en qué consiste esta "trampa":

  • Esto debe ser verdad porque lo han dicho en la tele.
  • Lo dice la revista científica Nature, por consiguiente debe ser cierto.
  • La homeopatía cura, porque me lo ha dicho mi médico de cabecera.
  • El sistema capitalista está abocado al fracaso, porque así lo ha dicho el Premio Nobel de Economía.
  • El libro de dietas de "La enzima prodigiosa" debe ser cierto, ya que lo ha anunciado Mercedes Milá, que es una periodista rigurosa.
El esquema es: "X" es cierto porque una persona o un medio con autoridad ha dicho que X es cierto.

Es tan común que puede que no nos percatemos ni siquiera de que es una forma de razonar errónea. La "apelación a la autoridad" basa la verdad o falsedad de una afirmación en la autoridad, fama, prestigio, conocimiento o posición de la persona que la realiza.

Hacer esto es un error importante, ya que la veracidad de un hecho o afirmación no depende de la persona que la realice sino de las pruebas o argumentos que se presenten. La falacia consiste en presentar la opinión de una autoridad como automáticamente cierta, en vez de ofrecer razones que la sustenten.

Aquí solemos confundir dos tipos de "autoridades", y eso deja vía libre a la trampa:
  • Está la autoridad "del que manda", es decir, el que pone las normas. Es una autoridad inflexible, normativa, "autoritaria" (valga la redundancia).
  • Por otro lado está la autoridad "del que sabe", o experto. El conocimiento del experto admite un examen crítico, nos autoriza a comprobar su fiabilidad, y se muestra abierto al debate.
Al hacer una apelación a la autoridad, presentamos a un supuesto "experto", pero que se comporta como puramente autoritario y no deja opción al debate.

Esto es así porque lo ha dicho el Papa y punto final.
Lo ha dicho la ONU, ¿sabes tú más que la ONU?, pues entonces cállate.

La clave es la misma: no se dan razones que soporten una afirmación, solo se remite a un personaje importante que piensa igual que nosotros. Para combatir esta trampa debemos precisamente pedir aquellas razones o argumentos que se nos están ocultando. ¡Muchos Premios Nobel han dicho barbaridades sobre áreas de las que no son expertos!. Si una persona cualquiera puede equivocarse, ¿quién te dice a ti que no se equivoca ese personaje en concreto? Si no nos aportan razones concretas, nombrar al Papa es totalmente irrelevante en la discusión. 

Vamos con unos cuantos ejemplos más:
  • El Papa, el propio Padre Santo ha bendecido hoy al Sr. Corleone. ¿Es usted más listo que el Papa?
  • ¿No crees que quedas refutado, Sócrates, cuando dices cosa tales que ningún hombre se atrevería a decir? En efecto, pregunta a alguno de estos.
  • Esto debe de ser verdad porque aparece en Wikipedia.
  • La raíz de 2 es irracional, porque así lo dijo Euclides.
  • El cielo es celeste, porque así lo dice Newton.
  • Isaac Newton fue un genio y él creía en Dios.
  • El ateísmo debe estar en lo cierto porque científicos como Stephen Hawking son ateos.
  • Esta pomada debe ser buena para los huesos porque me la han recomendado en la farmacia.
  • Rajoy dice que Bárcenas es el único culpable de la trama de corrupción. ¿A quién crees, al presidente del Gobierno elegido por todos los españoles o a un contable ladrón con cuentas en Suiza? Yo creo en la palabra del presidente del Gobierno.
  • Mariano Rajoy ha mentido a todos los españoles, porque así lo dice Gaspar Llamazares (político de Izquierda Unida).
  • Esto es así porque lo dijo Einstein.
Como si lo dice mi tía abuela... Eso da lo mismo, la cuestión es ¿qué datos hay a favor? ¿Qué razones hay que lo sustenten? Todo lo demás es una "trampa": un engaño a los demás. Dejando al descubierto estas artimañas nos acercaremos más a la verdad que hay en cada asunto y dejaremos de ser tan manipulables por las personas que usan las falacias contra nosotros.

La "apelación a la mayoría" o "ad populum" que tratamos la semana pasada puede considerarse una variante de "apelación a la autoridad". En este caso, la autoridad se le concede a una "mayoría de personas", y se pretende hacer creer que tiene la verdad absoluta.

Tal vez podemos considerar la apelación a la autoridad como un subtipo de la próxima falacia que veremos el miércoles.

¡Un saludo! :D

PD: deberías compartir este artículo en Facebook y Twitter... ¡porque lo digo yo, que soy una eminencia! xD


Comentarios