Regla 2: "Demostrar aprecio honrado y sincero"


_____________________________________________________________________
"Resumen para vagos"

Para influir a los demás, la segunda regla es "demostrar aprecio honrado y sincero". La mejor forma de que alguien haga algo es que quiera hacerlo, y todos queremos sentirnos importantes y apreciados por los demás. Mediante el elogio efusivo de las características positivas de la otra persona, esta se sentirá realizada en nuestra presencia y será más fácil entablar una relación de mutua influencia.

El elogio debe ser sincero, para ello tenemos que centrarnos en las buenas cualidades de los demás y no tanto en nosotros mismos. Evitemos la adulación, que es falsa y malintencionada, y a la larga solo empeora las cosas.
______________________________________________________________________

¡Hola a todos!

Aquí me tenéis de vuelta. Hoy es lunes, así que toca seguir con la serie de artículos de "cómo influir en los demás". Si eres nuevo, te recomiendo que te leas los artículos anteriores (al comienzo de ellos viene un resumen por si eres demasiado "vago"): 


Recordemos que estamos intentando descubrir "reglas" que nos puedan ser de utilidad para influir en los demás, mejorar nuestras relaciones y que nuestras ideas tengan mayor impacto en los grupos humanos donde nos movamos.

La primera regla era "No criticar. No condenar. No quejarse".

Hoy hablaremos de la segunda regla fundamental:

Regla 2: "Demostrar aprecio honrado y sincero"

Solo hay un medio para conseguir que alguien haga algo. Y es el de hacer que quiera hacerlo. La única manera de conseguir que tú hagas algo es darte lo que tú quieres. ¿Y que es lo que solemos querer las personas?

Casi todos los adultos normales quieren:

  1. La salud y la conservación de la vida.
  2. Alimento.
  3. Sueño.
  4. Dinero y las cosas que compra el dinero.
  5. Vida en el más allá.
  6. Satisfacción sexual.
  7. El bienestar de los hijos.
  8. Un sentido de propia importancia.
Según el filósofo norteamericano John Dewey: "El impulso más profundo de la naturaleza humana es el deseo de ser importante". Según el también filósofo, y psicólogo estadounidense William James: "El principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado". 

Por lo tanto, la forma de desarrollar lo mejor que hay en las personas es por medio del aprecio y el aliento. En nuestras relaciones interpersonales nunca deberíamos olvidar que todos nuestros interlocutores son seres humanos, y como tales, están hambrientos de apreciación. Las pocas personas que satisfacen honestamente esta sed del corazón podrán tener a los demás en la palma de la mano.

Como ya vimos en el artículo anterior, nada hay que mate tanto las ambiciones de una persona como las críticas. Mejor no criticar jamás a nadie. Mejor mostrarse deseosos de ensalzar, pero remisos para encontrar defectos. Si algo nos gusta, seamos calurosos en nuestra aprobación y generosos en nuestros elogios.

A todo el mundo le agrada un elogio. ¿Qué hacemos normalmente las personas comunes? Precisamente lo contrario. Si alguna cosa no nos gusta, armamos un escándalo, y si nos gusta, no decimos nada

¡Ojo! Hablo de "apreciación", no de "adulación". La adulación es hueca, egoísta y poco sincera, y a la larga hace más mal que bien, porque es falsa. La apreciación, sin embargo, es sincera. Una procede del corazón, y la otra de la boca.Una es altruista, la otra egoísta. Una despierta la admiración universal, la otra es universalmente condenada. Eso es la adulación: elogio barato. Aquí estamos hablando de una nueva forma de vivir. 

Cuando no estamos dedicados a pensar acerca de algún problema específico, solemos pasar el 95% de nuestro tiempo pensando en nosotros mismos. Pero si dejamos de pensar en nosotros mismos por un rato y comenzamos a pensar en las buenas cualidades del prójimo, no tendremos que recurrir a la adulación, tan barata y tan falsa que se la conoce apenas sale de los labios. 

Así, paradójicamente, la mejor forma de hacer que los demás piensen como nosotros y simpaticen con nuestras ideas, es dejar de centrarnos en nosotros mismos y prestar más atención a los intereses del resto. Hagamos como aquel que afirmaba: "Pasaré una sola vez por este camino, de modo que cualquier bien que pueda hacer o cualquier cortesía que pueda tener para con cualquier ser humano, que sea ahora. No la dejaré para mañana, ni la olvidaré, porque nunca más volveré a pasar por aquí.

Dejemos de pensar en nuestras realizaciones y nuestras necesidades. Tratemos de pensar en las buenas cualidades de la otra persona. Olvidemos entonces la adulación. Demos prueba de una apreciación honrada, sincera, de esas cualidades. Seamos "calurosos en la aprobación y generosos en el elogio", y la gente acogerá con cariño nuestras palabras y las atesorará y las repetirá toda una vida, años después de haberlas olvidado nosotros. 

"Todo hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él". 

Si queremos cambiar a alguien, influir en su forma de vida, primero hagamos que se sienta cómodo, que se sienta apreciado y valorado. Y la mejor forma de que esto ocurra es apreciándolo y valorándolo de forma sincera y honesta. Aquí no aprenderemos a engañar o manipular a los demás, sino a intentar honradamente mejorar algún aspecto de su vida. Para ello, primero tenemos que cambiar nuestro egoísmo y estrechez de miras, y no escatimar en interés por nuestros semejantes.

Os puse en el anterior artículo el ejemplo de mi amigo Dimitri, con el que estaba molesto por su actitud consumista insulsa. Si quiero que Dimitri tenga en cuenta mis consejos, mejor centrarme primero en las cosas maravillosas que tiene mi amigo y no ahorrar en expresividad para que sepa lo importante que es para mí. Mostrando mi interés sincero, sin duda valorará nuestra amistad y estará más abierto a mis sugerencias.

REGLA 2: Demostrar aprecio honrado y sincero.

En próximos artículos seguiremos hablando de las técnicas fundamentales para tratar con los demás de forma más eficaz.

¡Un saludo! :D

Comentarios

  1. Me gusta tu blog Carlos. Estos consejos vienen bien para una persona que se llena fácilmente de ira homicida jajajaja

    Sigue escribiendo!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja me alegro mucho :)
    Gracias por pasarte por aquí!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que publiques los capítulos del libro Carnegie COMO GANAR AMIGOS(edhsa), pero al menos haz mención del libro del cual has sacado hasta el último punto. Salu2

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que publiques los capítulos del libro Carnegie COMO GANAR AMIGOS(edhsa), pero al menos haz mención del libro del cual has sacado hasta el último punto. Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Bordan! Gracias por pasarte :)
      Así es, me he basado fundamentalmente en el libro de Carnegie, si te lees el artículo introductorio (http://lasmemoriasdecharles.blogspot.com.es/2013/08/como-influir-en-los-demas.html) verás que lo cito como guía.
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario