Cómo solucionar nuestros problemas humanos


¡Hola!
Hoy voy a hacer un breve comentario sobre un libro que me acabo de leer, que se llama "Cómo solucionar nuestros problemas humanos" (de Gueshe Kelsang Gyatso, editorial THARPA). Antes que nada, como es un libro bastante peculiar, quiero explicar cómo llegó a mis manos, puesto que no suelo leer este tipo de libros.


Todo empezó cuando una revista gratuita llamada "Albacete a mano" apareció en mi buzón con el número especial de la Feria de Albacete. Esta revista es gratuita porque lleva una ingente cantidad de publicidad, sobre todo de empresas y eventos de aquí de Albacete. Ojeando un poco, llamó mi atención una conferencia titulada "Mindfulness", que se iba a dar, también de forma gratuita (voy a lo gratis como podéis ver xD) en una biblioteca, un día de finales de septiembre. "Mindfulness" es un término inglés, que se puede traducir como "conciencia plena" o similares, y es simplemente una adaptación occidental del término "meditación". El mindfulness es un tipo concreto de meditación centrada en el momento presente, por ejemplo: la atención centrada en la respiración. Últimamente todo lo del mindfulness está teniendo bastante tirada en el mundo de la psicología, y muchos artículos van surgiendo confirmando los beneficios psicológicos y médicos de practicar la meditación centrada en el presente. De hecho tenía un libro que iba sobre el tema en mi lista de "pendientes". Así que aproveché la oportunidad y fui a esa conferencia a ver qué me encontraba.

La conferencia la daba un monje budista, un hombre joven, rapado, sonriente y con una túnica naranja y un nombre impronunciable (esa es la impresión que me dio al ver el anuncio en la revista). Al llegar allí me encontré una sala abarrotada (tuve que estar de pie durante la conferencia) y al susodicho monje budista pululando por allí. Cuando comenzó a hablar quedó claro que el nombre impronunciable era algún tipo de nombre budista, ya que el monje era gaditano, y muy gracioso, además. Fue una hora muy entretenida, el conferenciante explicaba el modo de pensamiento budista, muy aplicado a la vida real y con muchos chistes y bromas del día a día. Me gustó mucho porque planteaba una psicología muy parecida a la que estoy acostumbrado a usar: la felicidad es un estado de la mente, no está causada por las circunstancias externas, lo importante para ser feliz es tener una mente serena y en paz... A la salida me compré el libro "Cómo solucionar nuestros problemas humanos", que había escrito el maestro fundador del tipo de budismo que practicaba el conferenciante, y que había recomendado durante la charla (no todo va a ser gratis xD).


Centrándome en el libro en sí mismo, hay partes que me han gustado mucho y partes que he desechado casi de entrada. Mi intención es escribir un artículo próximamente con un resumen más extenso de lo que he aprendido de este libro, así que hoy solo comentaré brevemente por encima alguna de las ideas que nos propone Guese Kelsang Gyatso.

El libro trata de la felicidad entendida desde la perspectiva del budismo. El budismo tiene tres facetas: una psicológica (cómo sentirnos bien y en paz), una filosófica (cuál es la verdadera naturaleza de las cosas) y una religiosa. De ellas me quedo con la primera principalmente, y la segunda un poco, pero la tercera la rechazo desde mi perspectiva de Bright (ya expliqué lo que era un bright aquí).

Para un budista, el origen del sufrimiento y de la felicidad se encuentra en la mente. No existe la felicidad más allá de nuestra mente, dado que es un estado mental, y por lo tanto sus causas se encuentran dentro de la mente y no fuera. Uno puede ser muy feliz y sereno independientemente de las circunstancias externas si sabe controlar su mente. Desde la perspectiva budista, la mente se haya constantemente agitada, con pensamientos que la llevan de un lado para otro. Algunos de los estados de la mente son especialmente perjudiciales y nos crean mucho sufrimiento, y a esos les llaman "perturbaciones mentales". Son básicamente tres: el apego, el odio y el "aferramiento propio" o ego. Son términos extraños (salvo el odio) para quien no esté acostumbrado a este tipo de filosofía, pero son muy sencillos de entender.

¿Cuándo somos infelices? O cuando nos ocurren cosas desagradables, y reaccionamos negativamente (odio) o cuando perdemos cosas agradables, y reaccionamos negativamente (teníamos "apego" a esas cosas). Los problemas aparecen cuando reaccionamos negativamente ante las circunstancias de la vida, porque podemos reaccionar con calma tanto ante situaciones desagradables como ante las pérdidas de las cosas que queremos. Si reaccionamos con la mente en calma, no sufriremos ante los vaivenes de la vida, y podremos ser siempre felices y serenos. 

¿Qué es la tercera perturbación mental, llamada "aferramiento propio"? Según Gyatso, esta es la fuente del resto de perturbaciones y de todo el sufrimiento en general. Quien erradique el aferramiento propio de su mente, puede alcanzar la felicidad suprema o "iluminación", en beneficio de todos los seres del mundo. El aferramiento propio es la creencia de que "yo" existo de forma inherente. Para un budista, no existe nada en este mundo de forma inherente, todo es el resultado de distintas causas y efectos. Si pensamos que "yo" existo y me aferro a esa idea, entonces surgen tanto el odio (ante los objetos que me desagradan) como el apego (ante los objetos que me agradan). Debilitando el ego, dándose cuenta de que las cosas no tienen existencia inherente y de que no tenemos tanta importancia, las consecuencias del apego y del odio desaparecen, se puede tener una mente feliz y en calma y podemos contribuir al bienestar de todos los seres de la Tierra. Esto último, la motivación intensa de que todos los seres sean felices, es lo que los budistas llaman "la mente del bodichita" (la mente de la iluminación), y se desarrolla mediante el camino espiritual, la meditación y la eliminación de las perturbaciones mentales.

La mayor parte del libro está enfocado específicamente a cómo combatir el odio. Para ello, comienza narrando los innumerables perjuicios que causa el odio en nosotros y en los demás, para que seamos conscientes a cada momento si surge odio en nuestra mente y deseemos eliminarlo. Luego enseña las manera de hacer frente al odio: la paciencia. La paciencia es la antítesis del odio, es la habilidad para aceptar de forma sosegada, calmada, serena y feliz, cualquier adversidad que nos ocurra. El entrenamiento de la paciencia es muy importante para alcanzar una vida plena. 

Estrategias que nos ayudarán a evitar el odio son:
- Pensar en las múltiples consecuencias negativas que tiene el odio para nosotros y para los demás.
- Distanciarnos del odio: es solo una emoción pasajera y tolerable.
- Aceptar con paciencia el sufrimiento inevitable. 
- Darnos cuenta de que la persona que nos ofende es víctima a su vez de su propio odio, y sentir compasión por ella en vez de buscar venganza.
- Entender que las cosas no existen en sí mismas, sino como una red interconectada de causas y efectos (la "vacuidad"). Ya que tanto nosotros como nuestro agresor no existimos inherentemente, sino a merced de diferentes circunstancias externas, no tiene sentido sentirnos agredidos ni responder con odio.
- Considerar a nuestro agresor como un gran aliado, ya que nos da la oportunidad de practicar la paciencia y mejorarla.

Como digo, escribiré un artículo más en profundidad por si alguien quiere más detalles de lo que este libro puede ofrecernos para ser felices y eliminar el odio de nuestra mente.

Por último mencionaré brevemente el tema "religioso" del libro, que he omitido porque ya digo que no son creencias que comparta. El budismo también tiene una parte de creencias sobrenaturales que aparecían aquí y allá en todo momento mientras leía, pero aunque no comparta estas ideas de base, si que creo que muchas de sus conclusiones pueden ser aplicables y defendibles desde una óptica racional.

Alguna de la mitología budista que se describe en el libro es la siguiente. Para el budismo, el ser humano está inmerso en lo que se denomina "samsara", que es un ciclo eterno de muerte y renacimiento. Todos nosotros hemos renacido en nuestro cuerpo actual, pero tuvimos innumerables cuerpos en el pasado. Nuestro objetivo vital es liberarnos del samsara, que solo trae sufrimiento, y para ello hay que alcanzar la iluminación, para así renacer como un espíritu puro y libre de las ataduras de la vida mundana. La iluminación se consigue mediante la ley del "karma" (esto nos suena más a los occidentales), que funciona como una especie de acumulación de méritos: existe un karma negativo y uno positivo, y mientras más karma positivo acumules, más cerca estarás de la iluminación. A una persona que mediante las acciones puras consigue la iluminación, se le llama Buda. El odio y el apego son perturbaciones que nos alejan de la iluminación y solo perpetúan el sufrimiento, en esta vida y en las que sigue. El budista intenta liberarse del odio y del apego, porque piensa que le traerán innumerables sufrimientos en las vidas futuras, ya que seguirán encadenados al samsara en vez de liberarse. Así mismo, deben aprender a no vengarse ni a que les invada el odio, porque agrediendo a los demás consumimos nuestros méritos positivos y nos labramos un camino que lleva a renacer en reinos inferiores mucho más desagradables. Para alcanzar la iluminación debemos seguir el Dharma, que son las enseñanzas de Buda, y seguir su camino: concentración correcta, disciplina moral correcta, pensamiento correcto... El objetivo final del budista es llegar a la iluminación y de esta manera ayudar a todos los seres sintientes del mundo a ser felices y armoniosos.

Es una mitología que reconozco que es muy bonita, y a diferencia de otras creencias religiosas es totalmente pacifista. Sus objetivos son muy nobles, sin embargo no me siento identificado con estas ideas, y en algunas ocasiones pueden tender a que despreciemos esta vida, considerándola mundana, y centremos todos nuestros esfuerzos en ser felices en las vidas futuras, y no serlo en esta vida. Aun así, estas creencias pueden ser interesantes para personas con inquietudes más religiosas o místicas, y ciertamente los budistas son conocidos por todos como personas muy serenas, tranquilas y felices. Así que de momento, me quedo con la parte "psicológica" o "filosófica".

Si alguno de vosotros tiene especial interés en el libro os lo puedo prestar (está subrayado lo que más me gustó). ¿Qué opináis vosotros? ¿Coincidís con el concepto de felicidad budista? ¿Os gustan las ideas que expone sobre el odio? ¿Y qué pensáis del karma y de otras ideas místicas del budismo?


¡Un saludo :D!




Comentarios

  1. Hola

    Muchas gracias por tu comentario, tengo intención de leer el libro y creo que haces una muy buena explicación.

    Yo pienso que en la sociedad en la que vivimos todos necesitamos de una orientación, de una guía con la que dirigir el camino de la vida.

    Y estas enseñanzas sicofilosoficas vienen muy bien. Ademas de que esta claro que el universo somos nosotros, nuestra mente.

    Si no existimos no existe nada. Así que si, todo parte de nuestra mente y el que sepa controlar su mente, la influencia del medio y su entorno.

    Es un tema y una corriente, que creo interesante y que merece la pena desarrollar, pues puede dar buenos frutos para uno mismo, el yo.

    Y para los que lo rodean.

    Gracias `por tu introduccion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, muchas gracias por leer y comentar, me agrada que te haya gustado.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario