"Acepta las cosas tal y como son"



"Acepta las cosas tal y como son"

Gran parte de mi filosofía vital se basa en esta frase. Muchos de los problemas emocionales que tengo a lo largo de los días se deben a que no acepto las cosas tal y como me vienen, sino que me resisto a ellas.

En mi vida hay muchas condiciones que no puedo cambiar, y solo puedo actuar sobre unas pocas. No puedo elegir que hoy llueva o que haga sol, tampoco puedo escoger si se me estropea la bici o no, si se rompe el móvil, etc. Tampoco está en mi control que tenga mucho que estudiar, muchas clases o muchos trabajos.

No puedo elegir que las personas sean distintas de cómo son, que se comporten como yo quiero, que no se enfaden conmigo o que me desprecien.

Lo contrario a aceptar todo esto es quejarse: ¡ojalá esto no fuera así...! Pero eso no cambia la realidad ni me hace sentir mejor.

Cuando noto malestar, me pregunto ¿qué cosas no estoy aceptando? El solo hecho de aceptarlas me da paz, me siento fluir con la vida en vez de nadar contracorriente.

Y, entonces, si puedo hacer algo para mejorar la situación, lo hago con ganas renovadas. Porque en el peor de los casos, podré aceptar el resultado.

¿Qué os parece esta idea de aceptación? Abrazos!

Comentarios