"Cada momento difícil, es un regalo. Es una ocasión de practicar la paciencia de aceptar las adversidades"



"Cada momento difícil, es un regalo. Es una ocasión de practicar la paciencia de aceptar las adversidades"

Esta es una de las frases que utilizo para sosegarme cuando estoy pasando por un mal momento, y procede de la filosofía budista.

¿Un mal momento puede ser bueno? No, no se trata de eso. Se trata de que los momentos malos llegan sí o sí, y cuando aparecen, me es útil "reenfocarlos" de otra manera para que pueda salir de ellos reforzado.

Los malos momentos no solo son inevitables en la vida, sino que también son fundamentales. En una reciente entrevista en su programa, Risto dijo que una vida no se puede disfrutar si no se pasan también momentos malos. "Quién no ha vivido el dolor no conoce la dicha" dice también El Chojin. Las dificultades nos dejan poderosas enseñanzas.

Intento evitar mi sufrimiento y el de los demás siempre que puedo, pero ¿qué pasa cuando llega? Esta frase me sitúa en la actitud de aceptar el momento, no lamentarme en exceso, sosegar la mente, y aprovechar para fortalecer mi músculo de la paciencia (también llamado "resiliencia").

¿Qué os parece la frase? ¡Un abrazo!

Comentarios