"Incluso los hábitos más incorporados del corazón pueden transformarse"



"Incluso los hábitos más incorporados del corazón pueden transformarse"

Esta frase me recuerda que puedo convertirme en la persona que quiero ser, si trabajo seriamente en ello. 

A veces creo que tengo unas características que no se pueden cambiar, unas "taras" o "lastres" que me impiden crecer. Al reflexionar sobre esta frase, me doy cuenta de que todas mis formas de actuar, de pensar, de sentir... son hábitos, y los puedo cambiar si así me lo propongo.

Mi propia experiencia pasada me ha demostrado una y otra vez que puedo crecer en las áreas que me propongo, y muchas de las personas que me conocen pueden dar fe de ello.

¿Tenéis algún hábito que os gustaria cambiar o adquirir? ¿Os resulta fácil cambiar de hábitos? Un abrazo!

Comentarios