"No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede"



"No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede"

Es una frase del filósofo griego Epícteto, y la base de la llamada "psicología cognitiva" o del pensamiento, que es la que utilizo en mi filosofía vital.

Muchas veces creemos que somos felices o desdichados si nos pasan cosas buenas o cosas malas, respectivamente. Pero, ¿qué pasa con esas personas que son muy infelices pese a tener una vida cómoda, o las que son dichosas en un ambiente muy difícil?

La respuesta es que entre "lo que nos sucede" (externo) y lo que sentimos (interno), intermedian nuestros pensamientos y creencias: cómo interpretamos lo que nos pasa, cómo lo enfocamos.

Si ante la lluvia, mi creencia automática es: "vaya mierda, me voy a mojar, qué día más feo, así no tengo ánimos para nada", me sentiré peor que si pienso "prefiero los días soleados, pero no puedo cambiar que llueva, de todas formas puedo disfrutar de una peli y palomitas en casa".

La aplicación sistemática de esta forma de pensar, todos los días, es lo que ha hecho que sea ahora mucho más feliz que antes. Al encontrar que la causa de mi felicidad se encuentra dentro de mí y no fuera, adquiero un verdadero control sobre mi vida y puedo ser dueño de mi destino.

¿Qué os parece la frase? ¿Estáis de acuerdo? Abrazos!

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo.La depresión, la inseguridad, la ansiedad, la irritabilidad, el pesimismo crónico y otros trastornos no son resultado de lo que nos ocurre en la vida, no son producidos por los hechos externos, sino que son resultado de los pensamientos ilógicos y distorsionados que tenemos, de las creencias irracionales que cultivamos y que, a fuerza de repetirnos una y otra vez, se vuelven automáticas. La idea no es sustituir estas creencias negativas por pensamientos positivos (bonitos, amables, optimistas), sino pensar con más claridad en todo momento, buscar argumentos sólidos y convincentes para desterrar los razonamientos distorsionados y con ellos los sentimientos de ira, depresión y miedo que producen. Trabajar en uno mismo todos los días, dejar atrás los malos hábitos mentales y la tendencia a victimizarse, a culpabilizarse y a deprimirse. Esto permitirá mejorar el estado de ánimo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis por pasarte por aquí y por dejar un comentario tan acertado.
      Un saludo! :D

      Eliminar

Publicar un comentario