Poliamor: preguntas y respuestas


Lo prometido es deuda. Este artículo sigue al anterior que escribí sobre el poliamor. Como dicha entrada, esta también trata sobre un tema personal y controvertido, así que me recomendación es que dejes en "standby" tus prejuicios e ideas preconcebidas, las aparques un momentito nada más, y leas esto con mentalidad abierta. Al terminar, te doy permiso a que las vuelvas a coger si quieres ;)

Este artículo surge de mi experiencia de un año como poliamoroso. Durante todo este tiempo me he enfrentado a muchas situaciones en las que he tenido que explicar mi estado sentimental a muchas personas diferentes, y me he encontrado diferentes reacciones: sorpresa, extrañeza, rechazo, risa, admiración, curiosidad, interés, desprecio, etc. Pero, en general, casi todo el mundo responde de forma similar y pregunta cosas parecidas, así que he organizado esas preguntas y les he dado una respuesta. Si esta entrada ayuda a que comprendas un poco mejor lo que es poliamor y aclares tus dudas, me daré por satisfecho ampliamente.

¿Poliamor? ¿Eso qué es lo que es?

Poliamor es un neologismo que describe un modo alternativo de vivir las relaciones sentimentales. Su definición más extendida es: "la práctica, estado o habilidad de tener más de una relación amorosa-sexual al mismo tiempo, con el pleno conocimiento y consentimiento de todas las personas involucradas."

Alguien es poliamoroso si se define así y lo hace de forma ética. Dentro de esta definición caben un sinfín de formas de relacionarse, y a lo largo del mundo, cada relación poliamorosa es única y decidida por sus integrantes. De aquí en adelante me referiré a cómo vivo yo el poliamor, que no tiene por qué coincidir con lo que hagan, piensen o sientan otras personas. Si se me cuelan generalizaciones y simplificaciones excesivas, pido perdón por adelantado.


¿Es lo mismo poliamor que poligamia?


No. El término poligamia se refiere al matrimonio de una persona con varias. Tradicionalmente, de un hombre con varias mujeres, y vinculado a algunas culturas como la árabe, con connotaciones religiosas.

Poliamor no implica necesariamente matrimonio, puede incluir hombres y mujeres en proporción diversa y en principio no tiene connotaciones religiosas.


Vamos... folleteo nada más, ¿no? Todos con todos.


No. Esta es una de las reacciones más típicas: pensar que el poliamor equivale a la promiscuidad sexual y al "amor libre". En el poliamor lo más importante son los sentimientos amorosos, más que follar más o menos.

Para mí el sexo es importante en una pareja, pero no lo primordial. Me considero bastante sentimental, y no soy muy fan del sexo sin compromiso, no es lo que suelo buscar. No quiere decir que no me guste, pero me gustan más otras cosas.

Las relaciones poliamorosas tampoco son "rollos" de una noche o así. Pueden serlo, porque, como ya he comentado, cada poliamor es diferente, pero en mi caso esas relaciones tienen todo lo que puedes pedirle a una pareja monógama "tradicional": una relación de confianza profunda, de conexión mutua, de vulnerabilidad compartida, de sentimientos intensos, de cariño y ternura. Hay lugar para el romanticismo y el "pasteleo", aunque sin la vertiente hiperromántica del "te necesito", "sin ti no soy nada", etc.

Una persona poliamorosa, en general, no busca follar más. Para eso hay otras "fórmulas" más efectivas, sencillas y menos arriesgadas, puesto que la promiscuidad sexual está cada vez mejor considerada (y yo que me alegro, que queden atrás los tabúes y los prejuicios). Sin embargo, suele buscar experimentar el amor, tal y como surja. En otras palabras más llanas, es el corazón y no la polla lo que mueve a un poliamoroso xD.

¿Tus parejas lo saben? ¿Están de acuerdo?

Sí, esto no se trata de engaño, todos sabemos todo lo que ocurre (o todo lo que decidimos que queremos saber). Antes de iniciar una relación afectiva-sexual con una persona, le advierto de mi situación y de lo que conlleva, y es su decisión entrar o no en la relación. Se trata de una filosofía de honestidad radical. Por otro lado, la comunicación es constante, y uno es libre de abandonar la relación si no está a gusto en ella.

No entiendo que se pueda amar a varias personas a la vez.

Poder, se puede. Si nunca lo has experimentado alguna vez, ya te lo digo yo. ¿Sigues con creértelo? Eso es como cuando piensas que no existen los perros verdes y te encuentras con esto, ¿existen o no? Pues sí, es así, es un dato real: se puede amar a varias personas a la vez, porque yo lo hago, y como yo hay miles de personas más que lo hacen (y muchas más lo han experimentado alguna vez pero no han decidido vivir de forma poliamorosa).

Ahora bien, otra cosa es que no entiendas el fenómeno. Si eres incapaz de imaginártelo, es porque tienes bien arraigado en tu interior que solo se puede querer (uso "querer" con el significado de amor sentimental, de pareja, etc.) a una persona a la vez. Y de eso tiene parte de "culpa" nuestra cultura occidental. Pero no quiero hablar de teorías antropológicas ni históricas aquí, eso no importa nada más que a los interesados en el tema. Para entender el poliamor, te cuento algunas de las ideas básicas que subyacen a esta filosofía de vida:

- El amor no tiene por qué ser un sentimiento exclusivo. La "exclusividad" se refiere a que solo una persona es la receptora del amor, en cada momento. En el poliamor eso no tiene por qué ser así, puedes tener varias relaciones románticas a la vez, con la única (e importante) diferencia de que no se le da valor a la "exclusividad". Es perfectamente compatible amar a una persona y "compartirla" (ver con buenos ojos que esa persona ame a su vez a otras diferentes).

- Lo más importante es el respeto a la libertad. En una pareja monógama, se sacrifican algunas libertades para establecer un vínculo de fidelidad. Dependiendo de la pareja, esas restricciones son más o menos intensas, y el caso extremo son los celos patológicos. En el poliamor, la libertad tiene más amplitud: si mi pareja quiere hacer algo que le hace feliz, ¡bienvenido sea! Si es estar con otro chico (ya sea de forma amorosa o sexual), estupendo también. Igualmente, mi pareja está conmigo porque lo elige libremente, y también puede decidir irse si ya no le aporto nada a su vida.

- El poliamor se basa en la comunicación y en la confianza. En el poliamor es muy importante mantener una relación de confianza, sinceridad y honestidad. No existe el "engaño" como tal, porque las relaciones sexuales-amorosas fuera de la pareja no se consideran infieles. La nueva "fidelidad" consiste en mantener el pacto de amor y confianza. Al tratarse de una forma de vivir alternativa a la mayoritaria, los desafíos son múltiples y es fundamental tener bien desarrollado el músculo de la comunicación sincera.

- El "pacto" de pareja cambia. Por defecto, en las relaciones monógamas, el pacto de pareja es "no me serás infiel: no tendrás otra relación sexual-amorosa". Este pacto puede variar de intensidad en las diferentes parejas monógamas, pero cambia completamente en las poliamorosas: las "condiciones" de la pareja dependen de cada persona y van modificándose sobre la marcha, se van negociando. No es algo del estilo "ten, toma y firma este contrato", sino que surge de manera natural en el proceso de profundizar el uno en el otro.

- El amor es infinito. Los poliamorosos creemos que el sentimiento amoroso no se gasta al usarlo. No es como el dinero, la energía o el tiempo, que son finitos y deben gestionarse bien. Al contrario, el amor puede incluso potenciarse cada vez que se manifiesta. Si tengo dos parejas, no se llevan "medio corazón" cada una, se llevan el máximo de amor, y aún así queda quedando amor de sobra. Por eso, el símbolo del poliamor es un corazón y el número infinito.

Eso no es "amor de verdad", es otra cosa.

Si piensas esto, es porque crees que solo hay una forma de amar que es la "correcta". Y además, casualmente, coincide con la tuya.

Yo creo que existen mil formas diferentes de amar, y todas son válidas, con la única condición de que sean elegidas libremente y que respeten los derechos de la otra persona. Ahí, como imaginarás, caben muchas formas diferentes.

Si te refieres a que el "sentimiento" es diferente, que el poliamor no se "siente" como el amor "verdadero", ya te digo yo que no. Tanto en relaciones monógamas como poliamorosas, he experimentado las mismas mariposas en el estómago y se me ha puesto la misma cara de idiota feliz cuando me enamoro. No hace falta que enumere los efectos del enamoramiento y del amor, son de sobra conocidos. Pues bien, en el poliamor son idénticos.

¿Por qué "necesitas" a varias personas? ¿No es suficiente con una?

Esta también es una reacción bastante típica y normal. Para entender esta parte, te pondré un ejemplo: "¿por qué tienes varios amigos y amigas? ¿No te basta con uno solo?". Ya de entrada, esta pregunta te parece ridícula, ¿por qué no es lo mismo con la pareja sentimental?

La idea que quiero transmitirte es la siguiente. Tú, generalmente, no buscas amigos o amigas porque tengas "necesidad" de ello, no es porque tengas una carencia que quieras "llenar" con amigos. Más bien, vas por la vida y de repente conoces a alguien con quien conectas bien, te lo pasas de puta madre en su compañía, tenéis cosas en común y te apetece compartir el tiempo con él o ella. Si esa relación progresa, has encontrado un amigo o amiga. Si luego te echas otra amistad, no es porque la otra "no fuese suficiente", sino porque, de forma natural, te apetece tener amistad con otras personas. ¿Quita eso valor a tu anterior relación de amistad? No, pueden convivir perfectamente.

Ahora imagínatelo con el amor sentimental. Vas por la vida y te enamoras de alguien, y ese alguien se enamora de ti a su vez. Profundizáis en la relación y os hacéis pareja, y estáis muy bien y disfrutáis juntos. Más adelante encuentras a otra persona y te vuelves a enamorar. ¿Es porque tu pareja anterior no te satisfacía lo suficiente? No, porque enamorarse de varias personas es algo completamente natural y humano, y que cada amor puede ser igualmente válido y satisfactorio.

No se trata de "tener suficiente" con una persona. Esa expresión refleja la creencia de que el amor es algo que "llena" una carencia (potenciada por expresiones populares como "tú me completas", "mi media naranja", "sin ti no soy nada", etc.). En el poliamor, el amor es una fuente desbordante, es un deseo y no una necesidad. Una persona poliamorosa lo describe muy bien en un vídeo de Youtube: "no es que no tenga suficiente con una persona, es que, simplemente, hay muchas personas que me fascinan".

Eso es que ninguna de las personas a las que quieres es la "adecuada". 

Esta es otra variante de "Eso no es amor de verdad". Si piensas esto, en el fondo es porque crees que no es "adecuado" amar a varias personas a la vez. Que hay alguna persona por ahí por el mundo, que, al conocerla, me eclipsará de tal forma que no pueda volver a pensar en ninguna más, y entonces diré ¡por fin, esto sí que es amor del bueno!

Yo creo otra cosa. No creo que haya una persona "adecuada" repartida entre los siete mil millones de habitantes del planeta esperándome (por favor, que hable español, por favor...). Creo que hay personas más adecuadas que otras para mí, unas con las que conecto más y otras con las que menos. Cuando conecto mucho mucho, entonces amo a esa persona. ¿Es la adecuada? Sí, lo es porque la amo.

¿Quieres a todas tus parejas por igual? Seguro que hay alguien a quien quieres más que al resto.

En el poliamor todo es posible: desde tener una relación "principal" y otras relaciones de menor profundidad, hasta tener muchas relaciones con el mismo nivel de profundidad. También es posible ser poliamoroso pero tener solo una relación sentimental en ese momento. ¡Y también ser soltero! Así que depende.

Ahora bien, en mi caso, también depende. En este año he entrado y salido de varias relaciones, y en cada momento era una cosa distinta. Pero, actualmente, sí que quiero a todas "por igual". Y me explico...

¿A quién quieres más, a mamá o a papá? La respuesta suele ser: a los dos por igual. ¿Realmente es por igual? No, igual igual no, exactamente igual no. Sí que lo es en términos de "cantidad" o intensidad (número de 1 a 10) pero puede cambiar su "cualidad", sus matices. Papá me ayuda más y está más disponible y mamá es más cariñosa. Cada uno tiene una forma diferente de quererme, y yo de quererlos a ellos. Diferente, pero igual. No sé si me explico.

¿Cómo vas a querer igual a dos o más personas personas, si son diferentes y únicas? Cada una tiene sus matices, sus cosas buenas y malas. Con cada una la historia es diferente, los recuerdos son otros, nuestros puntos en común cambian y sus personalidades también son distintas. Esa es la maravilla del ser humano: no hay dos personas iguales. Pero, aún así, las quiero igual. Igual de intenso. ¿Lo manifiesto de diferente forma? Puede ser, quizá con una persona soy más pasteloso y con otra más pasional, con una persona me gustaría pasarme el día entero abrazado y con otra, riéndome. Esos matices cambian, pero la "cantidad" de amor es la misma.

De todas formas, este es un tema que no tiene mucho sentido con la óptica del poliamor. No hacemos "ránkings" con nuestros amigos, ¿por qué vamos a hacerlos en el amor? ¿Qué sentido tiene? ¿Alguna competición, algún premio?

Me gusta enfocarlo de otra manera: vivo las relaciones de forma tan superficial o tan profunda como marque nuestro punto de equilibrio, ese momento en el que ambos estamos cómodos y satisfechos con la relación. No comparo una relación con las demás, sino una relación consigo misma: ¿estoy en el punto en el que quiero estar con esta persona? ¿Qué pasa, que una relación de una noche vale menos que una relación de un año? ¿Es menos digna? Yo creo que es absurdo comparar y poner "nota" a las relaciones para que compitan entre sí. Creo que cada relación es su propio patrón de medida.

¿Cómo haces para quedar con ellas? ¿Cada día una, o qué?

Esta pregunta no es exclusiva del poliamor, debe responder a ella cualquier persona que tenga más de una persona o grupo con la que haga planes. ¿Cómo haces para quedar con tus amigos del curro, con los del gimnasio, con tus amigas del instituto, con tu novia y con tu familia? Se trata de lo mismo, de gestionar bien el tiempo y cuidar las relaciones, dar a cada persona la atención y el tiempo que necesita. Evidentemente, tener más de una relación sentimental consume más tiempo que tener una sola, y el tiempo sí que es finito y hay que saber manejarlo. Yo tengo bastantes grupos de amigos distintos, aparte de mis relaciones amorosas, e intento en todo lo posible cuidar estas relaciones con mi tiempo. En ocasiones son necesarios auténticos malabares para cuadrar los planes, en otras épocas es más sencillo. Normalmente no tengo que hacer cábalas, quedo cuando y con quien quiero, según me apetezca, y luego intento tener cierto orden, estar atento para no desatender alguna relación en concreto, etc.

Lo que sí es casi constante, es que aprovecho cada momento todo lo que puedo. Me gusta darlo todo y saborear cada momento. Esto es importante en las relaciones en general, las amorosas en particular y en el poliamor más aún, puesto que es un mundo menos estático, las relaciones evolucionan de forma más dinámica, hay más incertidumbre y es muy difícil dormirse en los laureles de la rutina.


¿Y qué pasa con los celos?

Los celos son uno de los grandes temas que deben ser abordados en el poliamor (y en todas las relaciones en general, creo yo). De entrada, una persona muy celosa no puede ni plantearse el poliamor. Pero los celos existen, están siempre ahí, y hay distintas formas de afrontarlos.

Para mí los celos son como cualquier otra emoción desagradable, por ejemplo la envidia o el rencor. No podemos eliminar la envidia, de vez en cuando sentimos envidia de alguien, el problema es que eso crezca lo suficiente para inmovilizarnos o para hacernos mucho daño. También sentimos celos de los amigos, de los compañeros de trabajo, de la familia... no es algo exclusivo del amor, sin embargo, en nuestra sociedad los celos se alimentan con ideas hiperrománticas ("sin ti no soy nada"...), incluso muchas personas creen que los celos son saludables, como una señal de que "de verdad te quiere". Estoy profundamente en contra de esta afirmación.

En mi opinión, los celos pueden venir de dos fuentes: de la inseguridad y/o de la posesividad. La inseguridad es pensar: "no valgo lo suficiente, y temo que me abandone porque encuentre a alguien mejor" o también "temo que no me quiera". La posesividad es algo más sutil, se considera normal en nuestra cultura de pareja monógama, y sería pensar: "él/ella me pertenece, es mío/a, no dejaré que nadie más lo toque". Creo que, de una manera u otra, esas dos creencias son la fuente de los celos.

Dentro del poliamor, trabajo los celos de dos maneras. En primer lugar, combato estas creencias generadoras de celos: 

- Cambiando inseguridad por seguridad en mí mismo: me quiero, sé que valgo, y confío en que los sentimientos de mi pareja son sinceros. Incluso sin pareja, puedo estar súper feliz, así que no tengo por qué temerle a que me deje. Si me abandona, está en su derecho, pero ella se lo pierde. 

- Cambiando posesividad por la filosofía del compartir: ella no es mía, ella solo se pertenece a sí misma, y me elige a mí como compañero porque juntos hacemos nuestras vidas más enriquecedoras. Igual que está conmigo, podría no estarlo. Yo no tengo derechos sobre ella, ni ella sobre mí. Si ella decide buscarse otro compañero, no tiene nada que ver conmigo, no soy un fallo ni significa que yo no sea suficiente, solo que es natural que le gusten varias personas, como a mí me pasa. Además, ampliar nuestro horizonte amoroso enriquece nuestra vida.

La otra manera de afrontar los celos es generar su emoción opuesta. Hay quien la ha denominado "compersión", y significa sentir alegría compartida si tu pareja tiene una relación con otra persona. Parece un poco antinatural, pero es sencillo: ¿por qué estoy con esta persona? Para hacerla feliz, para ser felices juntos. ¿Que ella esté con otra persona, la hace feliz? Sí, es algo que ella a elegido porque quiere. Entonces, estamos en el mismo bando, remamos en la misma dirección.

Con la práctica, los celos son una emoción puntual y poco molesta. Molesta más cuando te pica la nariz y no puedes rascártela. Un buen dominio de la compersión permite realizar el ideal del poliamor: ser amigo de las parejas de tu pareja, crear una comunidad unida por vínculos sentimentales, donde los celos y la posesividad se reemplazan por complicidad y cooperación.

¿Y qué pasa cuando quieras casarte y tener hijos?

Esa es una pregunta muy interesante, que todavía no he resuelto porque todavía no tengo esas inquietudes cerca en mi panorama vital. Todavía no tengo claro si querría casarme o tener hijos, y es algo que debo pensar en su momento. Por supuesto, supondrá un desafío muy grande, y no sé que decisión tomaré. Lo que sí sé es que existen muchas posibilidades alternativas. Una cosa muy buena del poliamor es que te abre los ojos a la diversidad, te descubre que no solo había un camino y que hay otros senderos, menos transitados y quizá más incómodos, pero que puede que se ajusten bien a ti.

Yo no podría soportar una relación así.

Esto no es una pregunta, pero sí algo que manifiesta mucha gente nada más enterarse de lo del poliamor. Me parece muy respetable. La mayoría de la gente puede que se sienta de esta manera. Algunas personas sienten rechazo visceral a la misma idea de compartir a la pareja. A otras, les resulta terreno muy embarrado. Otras reciben la información con recelo, pero con el tiempo descubren que comparten algunas ideas. Otro grupo de gente reacciona con sorpresa, y comienza a plantearse cosas que nunca había cuestionado, o reaviva viejos dilemas en su cabeza, y quizás den el paso de intentar algo diferente.

El caso es que no importa, porque el poliamor no es una secta ni una religión que busque acólitos ni seguidores. Simplemente es una opción de vida más, y yo aspiro solamente a que sea comprendida y respetada. La monogamia tradicional me parece genial para todas aquellas personas que estén a gusto con ella, y también lo son el resto de opciones que respeten los derechos de las personas involucradas.


¿Qué ventajas tiene vivir en una relación poliamorosa?

Quiero primero dejar claro que el poliamor no debería ser una opción que se tome porque pueda resultar más o menos ventajosa. El poliamor es para aquellas personas que sienten realmente amor de forma múltiple. No obstante, de forma secundaria hay algunas situaciones que creo que enriquecen la experiencia amorosa.

Ya he comentado que las relaciones son más dinámicas y eso hace que se aproveche cada segundo al máximo. Al carecer de tanta estabilidad como las relaciones monógamas (por lo difícil que es ir contracorriente y la gran cantidad de desafíos nuevos que van surgiendo), la experiencia es más intensa. Además, al ejercitar el "músculo" del amor, cada vez te resulta más fácil conectar con otra persona, y también contigo mismo. 

Los desafíos que supone el poliamor también pueden dar como fruto una gran capacidad de comunicación, de resolución de problemas y de fortaleza emocional. Pasar junto a momentos muy buenos pero también malos junto con tu pareja, y comprobar que sigue estando ahí, a tu lado, también fortalece el vínculo de una manera muy poderosa.

Sentirse parte de una minoría, además, fortalece tu sentido de la empatía. Al sentir en tus carnes las críticas y los juicios, te vuelves más tolerante y menos juicioso. Aceptas mejor a los demás, te permites acercarte a gente muy interesante que antes habrías rechazado por considerarla diferente a ti. Encontrar a gente que piense como tú, eso es sencillamente alucinante, es una sensación muy liberadora y placentera, y puedes hacer buenos amigos así. Y oye, a las malas, siempre tienes un tema de conversación...

Pero quizá lo más importante es tener la suerte de compartir tu vida con personas maravillosas. Si el amor bien llevado puede ser una de las cosas más deliciosas que te pueden ocurrir, multiplicar esa experiencia es indescriptible. Tanto es así, que actualmente no tengo problemas en afirmar que creo ser la persona más afortunada del planeta Tierra.

¿Qué desventajas tiene el poliamor?

Parece ser que hay cierta "moda" por el poliamor. Últimamente son frecuentes los artículos en revistas que hablan del tema, y cada vez más gente se "sube al carro". Por desgracia, algunas de esas personas lo hacen movidas por la creencia de que el poliamor es un vergel de abundancia amorosa y sexual, donde uno puede conseguir lo que quiera y cuando quiera. No quiero que nadie se lleve a engaño: el poliamor es un camino muy duro. Quien quiera adoptar un estilo de vida poliamor, debe saber que va a complicar mucho su existencia. Compartir la vida sentimental con más de una persona conlleva pagar un precio, en ocasiones bastante alto. Yo también he pagado un precio alto por ser poliamoroso.

En primer lugar, una de las formas de entrar en el poliamor es desde una pareja tradicional: esto se denomina "abrir la pareja". Este es un proceso muy costoso y difícil. Ya solo el hecho de reconocer el poliamor dentro de mí mismo me supuso meses y meses de constantes rumiaciones sobre el tema, preocupaciones, miedos, dudas. Dar el paso a proponerlo a tu pareja puede ser como dar un salto al vacío. En mi caso, mi pareja no compartía en absoluto mis inquietudes, y el proceso terminó de forma muy dolorosa y difícil. Que desaparezca de tu vida una de las personas a las que más amas, por seguir un sentimiento y una filosofía que no sabes dónde te va a llevar, es algo sumamente traumático.

Por otra parte, el proceso de iniciar nuevas relaciones también puede ser problemático. Si te gusta una persona que no comparte tus ideas, ya te puedes despedir de ella. El poliamor te abre puertas, sí, pero también te cierra muchas. Y, si estás pensando en ocultar tu condición de poliamoroso a tus posibles nuevas parejas, entonces no estarás actuando de forma ética.

La presión social puede ser asfixiante en ocasiones. De forma natural, un montón de gente se te volverá en contra. Serás la comidilla de personas que ni siquiera conoces, y, ya que existe mucho desconocimiento del tema, encontrarás que mucha gente te juzga sin saber cómo eres ni qué es lo que haces. Además del cotilleo, muchos de tus seres más cercanos también estarán en desacuerdo contigo. Una opinión negativa de un amigo o un familiar puede hacer bastante mella. Asegúrate, si te adentras en el poliamor, de que tienes recursos suficientes para afrontar las críticas de tu entorno sin que te destruyan o te afecten demasiado. Si no sientes el poliamor dentro de ti y no estás convencido de su filosofía, es probable que acabes abandonando al poco tiempo.

Pero, aparte de las dificultades sociales, el propio modelo de pareja del poliamor tiene una serie de características que pueden considerarse desventajosas en comparación con la pareja estándar. El tiempo y la energía son finitos, como ya sabemos, por lo que nunca podrás dedicarte en exclusiva a una persona, con lo que ello conlleva en términos de aprovechamiento de la relación. Las situaciones de celos pueden ser más comunes o intensas, y por ello deben ser bien gestionadas. Los conflictos de intereses son más frecuentes, y más a menudo te encuentras con dilemas a los que una pareja tradicional no tiene que enfrentarse. Por eso es tan importante la comunicación y el diálogo entre los miembros de la relación. Una persona poliamorosa debe tener un espíritu conciliador y cooperador para sacar adelante estas situaciones.

Otra diferencia es la estabilidad en el tiempo. El poliamor no está sujeto a reglas sociales tan estrictas como la pareja monógama, y depende mucho más del interés de los integrantes de la relación a lo largo del tiempo. Es más frecuente el flujo de entrada y salida de personas a la relación. Todo esto hace que sea más difícil de predecir cuánto durará una relación, aunque las relaciones poliamorosas para toda la vida son perfectamente factibles. El proyecto vital también puede ser una fuente de desafíos. El matrimonio y la descendencia son dos asuntos difíciles de abordar, para lo cual existen muchas opciones de actuación, pero difíciles de llevar a cabo en la práctica. El compromiso de la pareja es fundamental para afianzarse ante estas dificultades. En esta etapa más posterior, la falta de reconocimiento legal a las múltiples parejas puede suponer un problema importante de seguridad jurídica y económica.

En definitiva, el poliamor es parecido a una selva sin explorar. Hay pocas reglas exteriores que puedan orientarte y debes forjar tu camino a base de esfuerzo y negociación. La selva puede ser uno de los paisajes más bonitos del planeta, pero no todo el mundo está dispuesto a correr los riesgos que supone atravesarla. Pese a todos estos problemas, existen muchas personas que están a gusto con el modo de vida del poliamor, y todo es acostumbrarse. Pero no te adentres en la selva sin contar con los recursos necesarios para sobrevivir: fortaleza emocional, autoestima, independencia de la valoración de los demás, habilidades negociadoras, pocos celos, mucha empatía y compasión, y mucho, mucho amor.


¿Cómo puedo saber más?

Si quieres saber más, puedes preguntármelo directamente o escribir al Blog. Si encuentro que hay mucha respuesta por vuestra parte, haré otro artículo con vuestras preguntas. 

Aparte, si queréis más y mejor información sobre poliamor, ya sabéis que el Dr. Google sabe muchas cosas. Yo os recomiendo el libro "Ética Promiscua". Es el libro insignia de las relaciones alternativas a la monogamia tradicional, y aunque es antiguo, sigue siendo muy vigente. Otro libro interesante es "Opening Up", recientemente traducido al español, que todavía tengo pendiente en mi lista. Existen también grupos y foros en internet, Facebook, etc. sobre Poliamor. Si vivís en Madrid hay organizado un grupo que se reúne todos los meses en un bar a charlar sobre temas relacionados con la vida poliamor. Recientemente ha salido un evento llamado Opencon Madrid, para gente más "pro" que quiera profundizar en el mundillo, consiste en una convivencia y tiene buena pinta. Si sabéis inglés encontraréis infinidad más de recursos, ya que el movimiento nació en EEUU. Para cualquier cosa, estoy a tu disposición.

¡Un saludo! :D



Comentarios

  1. Hola,

    Estoy escribiendo un artículo sobre las relaciones poliamorosas y los viajes (los problemas qué se encuentran, las ventajas y desventajas de viajar con tus parejas poliamorosas...) Me gustaría contactar contigo para hacerte algunas preguntas,¿podrías facilitarme una dirección de email?

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alba, claro, te envío un correo a la dirección de contacto que pone en tu blog.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola! Llevo pocos meses en una relación poliamorosa, yo era monógama y aunque quiero estar con esa persona tengo muchísimas un inseguridades. Estoy leyendo mucho sobre poliamor pero no soy capaz dejar de sentir celos. Tú post es lo mejor que he leído hasta el momento. Podrías echarme en cable? Me gustaría preguntarte una algunas cosas de forma privada. Muchas gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antares, gracias por leer y comentar :)
      Disculpa por la tardía contestación. Si sigues interesada en que te eche un cable, dímelo y encontramos la forma.
      Un saludo! :D

      Eliminar
  3. Hola! Mi pareja quiere que nuestra relación se convierta en poliamorosa. No es que sienta nada por nadie pero cree que es lo que quiere.

    Por mi parte, leo sobre el poliamor y lo veo como algo lógico e, incluso, lo entiendo. Sin embargo, no sé si sería capaz de llevarlo, como bien dices los celos, la envidia e, incluso, el rencor... me da miedo que se apoderen de mí.

    No me quiero cerrar en banda a esa posibilidad pero no sé si tengo madera para ello y me asusta acabar muy mal con mi pareja por esto.

    Muchas gracias. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena! Gracias por leer y comentar :)
      Disculpa por contestar tan tarde.
      Entiendo tus dudas, ya que es algo poco normalizado socialmente. No sabría decirte, cada persona es muy particular en el tema de las relaciones. Algo positivo de las relaciones no-normativas es que están abiertas a debate y negociación constante, y cada persona puede hacer de su relación lo que más le guste.
      Un saludo! :D

      Eliminar
  4. Hola, actualmente tengo una relación donde se empezó con 3 integrantes, al poco tiempo uno de ellos abandono, posteriormente la relación se profundizo tanto que me enamore, pero mi pareja me dijo que esta pretendiendo a otra persona, y eso me desplomo y siento muchos celos, y el sentimiento de estar enamorado de el, me hizo olvidar las condiciones que acepte inicialmente!! me cegó el amor, y actualmente poseo mucha confusión, tristeza, enojo, etc... y no se como controlar esa tormenta en mi, necesito ayuda por favor??? como me puedo comunicar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por leer y comentar :)
      No sé si soy la persona más adecuada para ayudarte, pero haré lo que pueda. Personalmente intento combatir los celos con el sentimiento opuesto, al que han llamado "compersión". Viene a decir alegrarse de la felicidad de la otra persona. En tu caso, si tu pareja pretende a otra persona y eso la hace feliz, sería alegrarte porque tu pareja sea feliz, en vez de sentir celos y rencor. Ver el lado positivo de la situación, tal vez puedas enriquecerte, y no estés compitiendo por el amor de tu pareja.
      Algo que creo positivo en la mayoría de los casos es hablar las cosas con franqueza con tu pareja y explorar qué podéis hacer para mejorar la situación y que estéis a gusto.
      Espero que te haya ayudado, un saludo! :D

      Eliminar
  5. Hola,actualmente mi hermano tiene una relacion poliamorosa con tres chicas, el insiste en que formen parte de la familia y de que seamos amigos. Respeto su forma de amar, pero me cansa un poco eso de ir conociendo cada x tiempo chicas nuevas, que me recomiendas?
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. Mi pareja inicio hace un tiempo una segunda relación a parte de la nuestra. Durante ese tiempo que yo no lo sabía, yo fui la persona más feliz. Presumía de mi genial relación después de 12 años. Cuando me enteré y después de mi "lógica" reacción de "déjalo, como es posible, etc..." ahora me siento culpable de cortarle la felicidad a mi pareja. Así que hemos seguido hablando, pues siempre hemos sido muy empáticos el uno con el otro, y hemos decidido hacer inmersión en esto del poliamor. Hemos leído, hablado..... pero me gustaría contar con el apoyo de algun grupo, asociación, o profesional para que me ayude sobretodo a mí. ¿Tú podrías informarnos si existe algo de esto en nuestra ciudad, Albacete?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario