"Cada momento es único, no hay instante vacío"

Esta es una de las frases de "El guerrero pacífico", una de las lecciones que aprende el protagonista.

Solemos perdernos en ensoñaciones sobre el futuro y el pasado, y pocas veces prestamos atención a lo que está pasando en este momento. Lo que llamamos "rutina" está llena de instantes diferentes segundo a segundo, pero no tenemos los ojos entrenados para verlos.

A veces, cuando estoy haciendo algo "rutinario", me paro un momento. Si estoy por la calle, me fijo en las caras de la gente que pasa. Cada una de ellas ve el mundo de una manera diferente, y tiene una historia interesante detrás. Quizás en ese momento una persona esté preocupada por una mala noticia reciente, y otra está entusiasmada con un muevo proyecto que despega. Veo amigos en conflicto, y parejas de enamorados subidos a su nube. Personas ajetreadas enfrascadas en sus pensamientos, personas mayores sentados en un banco y disfrutando de la vista. Todo está ocurriendo en este mismo instante.

Donde hay vida, hay movimiento. No nos damos cuenta del vaivén de las hojas de los árboles, de los pequeños animales que campan entre las piedras. No hemos acostumbrado a no ver la realidad con sus matices, y la reemplazamos con ensoñaciones, que en el mejor de los casos solo son una mala copia.

Dicen que uno de los indicadores de la felicidad es la capacidad de disfrutar con los pequeños detalles. Abre los ojos, un sinfín de maravillas están ocurriendo ahora mismo, en este instante.

¡Un saludo! :D

Comentarios