Rizando el rizo: la falacia de la falacia




________________________________________________________________________________
Resumen "para vagos"

Una falacia es un argumento engañoso, parece válido pero no lo es. Sin embargo, usando falacias podemos llegar a conclusiones que son verdad (aunque sea por suerte).

La "falacia de la falacia" es equiparar argumento falaz = conclusión falsa. La mayoría de las veces puede que sea así, pero no siempre.
_________________________________________________________________________________

¡Hola de nuevo!

Si hacéis memoria, en este Blog desde hace unos años, y con mayor o menor constancia, he ido publicando una serie de artículos sobre las "falacias" o "trampas de la argumentación". La idea que perseguía es que seamos más conscientes de cuándo alguien intenta manipularnos (de forma inadvertida o adrede), para poder ser más libres cuando tomemos nuestras decisiones.

Al final del artículo tenéis el enlace a cada uno de los artículos. Hoy hablaré de la última falacia que me gustaría comentar... la "falacia de la falacia". ¿Cómo?

Su nombre técnico es "argumento de la falacia" o "argumentum ad logicam". Su estructura es:

"X" es una falacia, por lo tanto "X" es falso.

Vayamos más despacio. ¿Es lo mismo que un argumento sea una falacia que que sea falso? No.


  • Conclusión falsa: algo que no es cierto, una mentira, un dato erróneo.
  • Argumento falaz: forma deficiente de argumentar, un argumento que falla más que una escopeta de feria, un argumento que no es de fiar. ¡Pero la conclusión puede ser cierta, aunque sea por azar!

Por ejemplo:
  • Pepe: Este yogur es bueno porque lo anuncian así en la tele (falacia de la autoridad).
  • Juan: ¡Eso es una falacia! Por lo tanto, el yogur es malo (falacia de la falacia).
  • Realidad: no sabemos si el yogur es bueno o malo hasta que tengamos datos fiables y objetivos. Los anuncios pueden estar equivocados, pero no tienen necesariamente que estar equivocados.

La diferencia es sutil, pero importante. No podemos usar las falacias como arma arrojadiza: ¡eso es una falacia! no es sinónimo de ¡eso es falso! Y si somos rigurosos en nuestra vida, lo que nos interesa más es la conclusión: si algo es verdad o mentira. Saber que un argumento es una falacia nos ayuda para centrarnos en los argumentos válidos y desechar las manipulaciones, pero no nos ayuda para saber si algo es cierto o no. Para saber si algo es cierto o no, tenemos otras herramientas, como el método científico.

Con este artículo terminamos la "teoría". En las siguientes entregas, pasamos a lo divertido: a la práctica. Ya estamos armados con mucho conocimiento sobre las principales falacias, ha llegado la hora de aplicarlo en el ring del día a día. A partir de ahora, comenzaremos a "cazar falacias".

¡Un saludo! :D


Lista de artículos sobre falacias

- Introducción: ¡Eso es mentira, so marrana!
"Demuéstrame lo contrario..." (La apelación a la ignorancia)
- ¿Es lo mismo un embrión que un recién nacido? La falacia del continuo.
El que no está conmigo, está contra mí. El falso dilema.
En el medio está la virtud... La falacia del punto medio.
Milagros y supersticiones. Las falacias del "post hoc" y "cum hoc"
“No puede ser cierto: ¡sería horrible!”. El argumento dirigido a las consecuencias.
"Los curas son unos pederastas". La generalización apresurada.
"Todo el mundo lo hace". La falacia ad populum.
"De toda la vida se ha hecho así". La apelación a la tradición.
La falacia del hombre de paja (o del espantapájaros)
Es lo que han dicho en la tele". La apelación a la autoridad
El ataque personal: la falacia "ad hominem"
La pescadilla que se muerde la cola: decir lo mismo con palabras distintas (La "petición de principio")
Cómo desviar el tema de conversación: la pista falsa o "arenque rojo".
La falacia del "y tú más", "tú también"...
- La pendiente resbaladiza o "efecto dominó".
El argumento más "patético" que existe.

Comentarios

  1. Por tanto, en síntesis, entiendo que la falacia de la falacia consiste en confundir la validez del argumento con la validez de la conclusión. De un argumento falaz no se implica que la tesis o conclusión defendida por ese argumento sea necesariamente falsa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, Luis, muy bien sintetizado.
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario