Si quieres que se oigan tus ideas, el estilo importa

























Cuando queremos dar difusión a nuestras ideas, muchas veces caemos en una "trampa": discutir de forma 
agresiva, con un tono retórico, al estilo de las tertulias políticas. Esto ha demostrado reducir el apoyo de la gente que escucha nuestro mensaje. Todo se reduce a un pensamiento partidista "¿este es de los nuestros o de los otros?".

Sin embargo, utilizar un tono y un estilo "razonable", tranquilo y argumentado, facilita que quien nos oiga le dé más importancia a de lo que estamos hablando, del problema y de sus soluciones.

¿Cómo criticar una política o una situación de esta manera? Criticando la situación, no a la persona, no demonizar sino exponer por qué estamos en desacuerdo.

El texto procede de The FrameWorks Institute.


Comentarios

  1. Criticar una política, no es fácil. La otra persona utilizará argumentos basados en su corriente y por supuesto tendrá respuestas a los contraargumentos, de paso terminará colocándote como oponente sin tú siquiera considerarlo como oponente, lo relaciono como un animal salvaje que al acercarse "el extraño" considera enemigo hace señales de ataque. Por tal motivo el análisis y la crítica (sobre todo si se oponen a sus creencias), no será bien recibido por parte de muchas personas, sobre todo aquellas que carecen del sentido lógico, simplemente no escucharán en el momento. Sé de casos donde han cambiado su posición pero requieren amplio tiempo para reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macrouniverso, gracias por leer y comentar.
      Estoy de acuerdo con lo que dices, la crítica muchas veces crea la necesidad de defensa por parte de las personas que se sienten atacadas. Quizá por eso un estilo sosegado, no polarizado, razonable, despierte menos suspicacias que los ataques directos, aunque todo depende del contexto.
      Un saludo! :D

      Eliminar

Publicar un comentario